‘Nacho’ se une al club de los ganadores

Desde la llegada de Ricardo Peláez a la presidencia deportiva del América, todos los estrategas le han entregado al club al menos un campeonato; Ignacio Ambriz no fue la excepción

Ignacio Ambriz, al igual que los últimos técnicos del América, han levantado un título
Ignacio Ambriz, al igual que los últimos técnicos del América, han levantado un título (Mexsport)

Ciudad de México

Ignacio Ambriz mantiene el buen vicio americanista implementado desde la llegada de Ricardo Peláez como presidente deportivo del conjunto capitalino, pues no ha habido un solo director técnico elegido por el ex futbolista de 53 años que no le haya aportado un campeonato nacional o internacional a la institución.

Con el triunfo sobre Tigres en la Final de la Liga de Campeones de la Concacaf, Ignacio se une a Miguel Herrera, Antonio Mohamed y Gustavo Matosas como estrategas que, independientemente de las circunstancias, en al menos una ocasión levantaron algún trofeo.

Miguel Herrera fue el autor intelectual del décimo primer campeonato de Liga (Clausura 2013), para los azulcrema, una corona por la que tuvieron que esperar ocho años viviendo a la sombra de Chivas, que hasta ese entonces se erigía como el máximo ganador en la historia del futbol nacional.

Tras aquella noche de antología en el Estadio Azteca, contra Cruz Azul, El 'Piojo' llevó a la Águilas a una nueva final que perderían ante el León de Gustavo Matosas, cuyo destino ya tenía reservado un lugar en Copa, aunque eso pasaría más tarde.

Herrera fue llevado al banquillo de la selección mexicana y Peláez cubrió su baja con el técnico argentino Antonio Mohamed, que para ese entonces ya había probado las mieles de un título al frente de Xolos de Tijuana.

La salida del 'Turco' del nido causó mucho revuelo al ventilarse problemas con la directiva por un supuesto acto de indisciplina; esto no evitó que el hoy timonel de Rayados de Monterrey les dejara en las vitrinas el que sin dudas podría ser el campeonato (Apertura 2014) más valioso del club, la décimo segunda estrella que los coloca encima de cualquier otro equipo en la Liga.

Después fue el turno de Gustavo Matosas, que con su bicampeonato obtenido dirigiendo a La Fiera enamoró a Peláez, quien realizó el esfuerzo para contratarle.
Nadie dudaba que con el arribo del estratega uruguayo se cocinara una de las épocas más gloriosas del equipo, pero fueron los pocos refuerzos que el equipo contrató para robustecer el esquema del entrenador charrúa lo que obligó a no continuar con el contrato.

Eso sí, Gustavo no se fue sin antes brindarle otra alegría a la afición americanista, esta vez, en el plano internacional, al triunfar en la pasada edición de la Concachampions y con ello rubricar el pase del equipo al Mundial de Clubes celebrado en diciembre del 2015 en Japón.

Ambriz no dejó una buena impresión en tierras niponas, incluso se llegó a pedir su salida del equipo debido a que en la Liga tampoco había tendido éxito, sin embargo, la paciencia de la directiva recoge hoy otro Mundial de Clubes como resultado, además de que el equipo ya está instalado en la Liguilla del presente Clausura 2016.