Temple y orgullo, los ingredientes para llegar a 'semis'

El director técnico del América destacó estas cualidades en sus jugadores como el principal motor para superar a Chivas e instalarse en la siguiente fase del campeonato

Ignacio Ambriz, entrenador de Club América
Ignacio Ambriz, entrenador de Club América (Iván López )

Ciudad de México

Ignacio Ambriz está en la antesala de la Final del Clausura 2016 con América, su 'chance' en Coapa redituó en un título de Concachampions y espera otra corona para los festejos del Centenario.

"No es de ahora (el remontar), cuando estábamos peleando para pasar a semifinal de Concachampions y después Tigres; hay que ver el temple que tienen mis jugadores, ese orgullo, ese profesionalismo, tuvimos un gran rival que nos complicó", dijo después del dos a uno sobre Chivas en la vuelta de los cuartos de final, resultado que levantó después del tanto tempranero de Orbelín Pineda.

Nacho está en pie de guerra desde su llegada al nido, pero su labor no es para silenciar a sus detractores: su mantra, trabajo y humildad, le dio frutos.

"Nada, lo he dicho desde el principio, yo no le vine a callar la boca a nadie, dos palabras que dije cuando me presentaron, que me den chance de trabajar, con trabajo y humildad iba a intentar hacer de este equipo una familia, que hubiese un gran compromiso dentro de la cancha y los peros se mueren en la raya, algo que este equipo no tiene".

Además, el estratega confía en su plantilla, los nombres no son los que soportan a su proyecto, su mando es incuestionable.

"Me siento seguro con mis jugadores, ese compromiso que tienen cuando juega uno u otro, eso me da confianza de saber que damos un paso importante para estar en semifinales".

Sin embargo, no quiere adelantar predicciones y ya analiza a cada uno de los integrantes de la Liguilla para mantener el sueño de un título.

"Primero debemos saber qué rival es, preocuparnos de la semifinal antes de pensar en avanzar a una Final".

Por último, un feliz estratega ofreció un mensaje a la nación azulcrema, y no piensa en pactos a largo plazo, su estadía en las Águilas siempre será cuestionada pase lo que pase.

"La afición debe estar ilusionada, yo también estoy ilusionado, tuve la fortuna de entregar un título de Concachampions, estamos en una semifinal, necesitamos luchar mucho para estar en esa Final.

"Tengo contrato por dos años, pero en esta vida no hay nada claro, simplemente estoy muy contento de trabajar en América".