Manos a la obra

Gustavo Matosas fue confirmado como entrenador de América; su era arranca este día con su presentación

Gustavo Matosas, entrenador del América
Gustavo Matosas, entrenador del América (Mexsport)

Ciudad de México

América anunció de manera oficial la llegada de Gustavo Matosas al banquillo azulcrema. A través de un comunicado oficial, el club informó que a partir de ayer el entrenador uruguayo se convirtió en el nuevo estratega del actual campeón del futbol mexicano. Matosas llega como relevo de Antonio Mohamed y su contrato será por dos años.

El martes por la tarde, Gustavo arribó a la capital mexicana para terminar de afinar los detalles de su vínculo laboral con las Águilas. Esos l ecos fueron solventados y pasado el mediodía el club informó del acuerdo. Matosas será presentado este jueves en las instalaciones de Coapa.

Matosas llevó al bicampeonato a León tras ganar los torneos Apertura 2013 y Clausura 2014, su estilo de juego le ganó múltiples elogios, pues León se caracterizó por un futbol de corte ofensivo, con transiciones rápidas para llegar al arco rival lo más pronto posible. Ese estilo es el que se espera que Matosas lleve a Coapa para hacer del equipo campeón un cuadro protagonista y que además enamore a su tribuna. Matosas es un entrenador en estado puro, un tipo que transpira pasión por el futbol. Este es el retrato del nuevo técnico azulcrema.

MATOSAS Y EL EQUIPO

A Matosas le gusta que los futbolistas generen el entorno en el que se va a trabajar. Permite que la plantilla sugiera algunas cosas sobre el día a día. Además, establece multas de común acuerdo con el plantel, una de ellas es por llegar tarde a los trabajos del día.

Defiende a sus jugadores como si fueran sus hijos, en caso de que alguno se equivoque en los partidos, siempre dará la cara por él ante los medios, y cualquier crítica o reclamo lo realiza directamente a jugador en el interior del vestidor.

La primera práctica posterior a un partido, Matosas se reúne con los jugadores y les pregunta sobre qué creen que fue lo que hicieron bien o mal durante ese juego.

En la cancha, durante las prácticas, es entrenador por naturaleza: manda, ordena, supervisa y ejecuta. No admite titubeos. Con una gran intensidad dirige los trabajos que realiza. Grita si es necesario y no faltan las "puteadas", exige en cada instante y a cada movimiento la mayor concentración e intensidad. No tiene miramientos para los que no realizan lo que pide en los trabajos.

Fuera del campo es amigo del futbolista. Convive con él, se mezcla entre su plantel y cuerpo técnico. Se vuelve uno más. Le gusta el trabajo con jóvenes y es tan detallista que corrige desde la manera cómo se atan las agujetas de los zapatos hasta la técnica de golpeo de la pelota.

Por lo regular, trabaja durante toda la semana desde muy temprano. En León las sesiones de entrenamiento iniciaban entre las 8:30 y 9:30 y no duran más de dos horas. Un día antes de los partidos, Matosas dispone que el entrenamiento sea lo más cercano a la hora que se disputará el partido. Y en las últimas fechas dispuso algunos trabajos tácticos el día del juego por la mañana.

PENSAMIENTO FUTBOLÍSTICO

Gustavo Matosas es un entrenador versátil, aunque el sistema por el que manifestó predilección en León fue un 4-4-2. Le gusta que los laterales se agreguen al ataque y desarrollen sociedades con los volantes. El juego por las bandas es importante para el entrenador, pues busca explotar la velocidad y la llegada hasta línea de fondo y, cuando hay posibilidad, que el lateral entre al área. Le gusta que su equipo maneje la pelota con toques rápidos y cortos, con gran movilidad de uno de los volantes que se desprende para jugar de interior y se asocie para romper las líneas enemigas.

Siempre dispone de un volante que llega a línea de fondo y otro que juega por dentro. Juega con dos contenciones. Uno clavado que hace coberturas y otro que ayuda en la recuperación, pero con mucha salida.

Pero también tiene variaciones en ese dibujo táctico, muestra su intervencionismo y para confundir la marca de los rivales intercala a los volantes en las bandas. Pero también sabe mutar y su 4-4-2 se convierte en un 4-5-1 para tener variantes en el eje de ataque.

A Matosas le gusta la intensidad, es un entrenador que no le tiene miedo a correr riesgos en defensa para ir a buscar el marco rival.

SU RELACIÓN CON LA PRENSA

Matosas es entrenador que pocas veces da entrevistas "caseteras", cómo le llaman en Sudamérica a las declaraciones "hechas" y "lugares comunes" que todos en el futbol conocen. Pocas veces sus discursos ante los medios son improvisados. No es habitual que hable más de una vez a la semana y en ocasiones se mantiene hasta un par de meses sin hablar en otro lugar que no fueran las conferencias de prensa después de los partidos.

Está pendiente del entorno, lee la prensa todos los días para tener el termómetro de lo que se dice de sus jugadores y el club. Es un tipo enterado. Tenía como regla que las entrevistas del día con sus jugadores fueran antes de comenzar la práctica. No tolera que los medios vulneren la privacidad de la concentración.

Así es Gustavo Matosas, el nuevo entrenador de América, un tipo al que le gustan los retos. El uruguayo es entrenador en estado puro. El reto es grande y él lo sabe, pero cuenta con los galones para solventarlo. Su aventura en las Águilas arranca este día.