Dedicaron el título al Turco

Después de superar a Tigres en la cancha del Estadio Azteca, América se consagró campeón del futbol mexicano; los jugadores le dieron un digno reconocimiento a su entrenador, Antonio Mohamed 


Celebración del campeón América
Celebración del campeón América (Mexsport)

Ciudad de México

Había lágrimas en la mayoría de los jugadores del América, pero los ojos más inundados fueron, sin duda, los de Antonio Mohamed.

En cuanto silbó el árbitro el final de juego, Pablo Aguilar corrió a abrazarlo, así como lo hizo después de su gol, el que le daba el empate a las Águilas en aquellos momentos.

Luego le siguieron elementos como Goltz, Sambueza y Oribe. Todos querían estrecharlos. A su lado, curiosamente, estaba Ricardo Peláez, el presidente deportivo al que el entrenador ha señalado como el responsable de darle largas para renovar. No hubo abrazo.

En el terreno de juego, Mohamed celebraba con quien encontraba a su paso, mandaba saludos a la tribuna, que se le entregó en todo momento con el "oe, oe, oe, oe, Tony, Tony".

Luego, públicamente sus jugadores le dedicaron el título.

"La verdad debemos agradecerle a él y a todo su cuerpo técnico, no se merece lo que le está pasando y le quiero decir que gracias por todo", dijo Sambueza, quien se vio interrumpido en sus palabras por una fotografía con el trofeo de campeón, y con el cual le dijo a sus hijos que un día ellos ganarían uno igual.

"No tengo palabras para explicar, esto es algo muy importante para mí a seis meses de llegar. Se lo dedicó al Turco que siempre confió en mí, estoy muy agradecido con él y con el club", señaló Goltz.

Mohamed en tanto daba vueltas por toda la cancha, se secaba las lágrimas constantemente, y le daba reconocimiento a sus jugadores. A sus espaldas, sus pupilos seguían felicitándolo.

"Estoy feliz por ser campeón con esta institución y hay que dedicárselo al técnico. La verdad se lo merece", dijo Mares.