El dilema por Darwin

El castigo del atacante colombiano ya concluyó, por lo que Gustavo Matosas debe hallar la manera de volverlo a incluir en su once inicial

Gustavo Matosas y Darwin Quintero
Gustavo Matosas y Darwin Quintero (Mexsport)

Ciudad de México

Darwin Quintero fue el primer refuerzo en llegar al América, aún no terminaba el Apertura 2014, cuando el atacante colombiano arregló su vínculo laboral con las Águilas, vino a la capital, se instaló en un hotel, hizo las pruebas médicas con anticipación porque no quería que surgiera algún inconveniente que bloqueara su aterrizaje en Coapa.

El colombiano arrancó la pretemporada a la par de los otros refuerzos, se le veía activo y con el deseo de acoplarse cuanto antes a su nueva dinámica, todo era tan distinto para Darwin, él mismo se veía sorprendido con el impacto mediático que tenía en su nuevo equipo y con el reconocimiento social que pasó a tener en las calles de la capital.

"La adaptación va por buen camino. A pesar de venir varias veces a México, el pasar a una ciudad más alta cuesta un poquito, pero poco a poco agarro el ritmo de mis compañeros", decía en sus primeros días de trabajo con la playera azulcrema allá por diciembre.

El inicio del torneo no pudo ser mejor para Quintero, mandó el centro que derivó en el primer gol de las Águilas en 2015, y ese mismo día marcó el gol que le dio la victoria al América en la

Jornada 1 frente a León. Pero a Darwin le costaba asimilar su nueva realidad, se esforzaba tanto dentro como fuera de la cancha por entrar en su nueva realidad.

Dentro del grupo se le arropó para que su adaptación no fuera complicada, Gustavo Matosas le daba mimos y Oribe Peralta hacía lo propio para que se sintiera lo más cómodo posible. La falta de gol que acusó el cuadro azulcrema no le fue indiferente, pero daba muestras de su temple, después del juego contra Puebla, en el que América fue incapaz de marcar un gol.

Una jornada después, en la cuatro contra Tigres, Darwin volvió a pesar, puso el pase para el gol de Darío Benedetto. En la fecha 5 contra Morelia volvió a asistir al Pipa. Pero después vino ese capítulo con Marco Palacios, el puntapié que Quintero le soltó al Pikolín lo mandó dos partidos a la congeladora, un video lo puso en el palco, ahí tuvo que apretar los dientes y contar los días para su regreso.

América triunfó sin Darwin ante Jaguares, también en el duelo con Pumas. Quintero estuvo en el palco el domingo, a la espera de volver a sentirse futbolista. Ayer, el colombiano viajó a Costa Rica para el partido de esta noche que las Águilas tendrán contra el Saprissa, correspondiente a la ida de los cuartos de final de la Concachampions, es casi un hecho que tenga actividad de arranque para que vaya recuperando los automatismos del equipo.

Ahí empieza el dilema de Darwin. Gustavo Matosas no tendrá problema en incluirle esta noche, (sobre todo porque Benedetto no viajó) la cuadratura la tendrá que encontrar el entrenador charrúa para el próximo sábado contra la UdeG. Hasta ahora el puesto de Quintero había sido cubierto por Ventura Alvarado; Matosas cambió el sistema táctico a un 5-3-2, el equipo respondió y obtuvo los resultados.

Incluir al colombiano en el equipo titular significaría cambiar de nuevo el esquema, lo que supondría que Ventura vuelva al banco, porque los tres mediocampistas

(Pellerano, Osvaldo y Sambueza) se mantendrían y arriba Benedetto y Oribe son inamovibles. El 5-3-2 que ha empleado Matosas en los últimos dos juegos pasaría a ser de nuevo un 4-3-3, con Benedetto, Oribe y Quintero en el eje de ataque.

Por ahora no es imaginable que Darwin se vaya al banco el sábado, fue la inversión más cara que América hizo en diciembre, tan alta que las Águilas incluyeron en la negociación con Santos los traspasos de Jesús Molina y Luis Ángel Mendoza.

Quintero lució ayer sereno en el aeropuerto, no quiso ahondar en su situación, pero esta noche es una buena oportunidad para volver a demostrar que tiene los arrestos para ser titular en la Liga mexicana.

"Estoy contento de regresar, siempre participar es bueno, espero hacerlo de la mejor manera", dijo Quintero.