El momento de Darwin Quintero

Ante la baja de Darío Benedetto, el colombiano apunta para ser titular mañana contra Chivas; en un juego que le llega en su mejor estado desde que llegó al América


Darwin Quintero, ariete del América
Darwin Quintero, ariete del América (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Los clásicos son partidos que reclaman la aparición de héroes que levanten la bandera de su equipo para llevarlo a la tierra prometida. En el juego contra Chivas, Darwin Quintero tendrá una oportunidad para terminar de enganchar con el americanismo, la baja por lesión de Darío Benedetto le abre la posibilidad al atacante colombiano para aparecer en la foto de inicio, en el encuentro de este domingo.

Cuando América fichó a Darwin (diciembre de 2014) lo hizo pensando en reeditar el dúo explosivo que formó en Santos junto a Oribe Peralta, en aquellos días se decía que las Águilas habían conformado un ataque de primera línea, porque Benedetto también aterrizó en Coapa por las mismas fechas.

Pero fue Benedetto quien mejor adaptación tuvo en el equipo, tanto que Gustavo Matosas, el entonces entrenador del cuadro azulcrema, apostó por la pareja Darío-Oribe en el eje de ataque, Darwin pasó a un plano en el que tenía que redoblar esfuerzos para ganarse un sitio. No ha sido fácil para Quintero, quien ha tenido que convivir con una posición diferente, pues él estaba acostumbrado a jugar por detrás del centro delantero, pero en varios partidos ha sido desplazado a la banda derecha, desde donde le cuesta más trabajo involucrarse en la dinámica del equipo.

Incluso, el colombiano ha sido abucheado en el Azteca, una parroquia que exige protagonismo inmediato a los jugadores que llegan en calidad de refuerzo. Se ha mantenido estoico, pero le duele que la grada no acabe de aceptarle. Ha tenido partidos buenos, sí, pero lo que se le achaca es que no logra mantener una secuencia de regularidad.

Darwin es un jugador introvertido, difícilmente habla en una zona mixta, se marcha con los cascos en los oídos y no detiene su andar. Ha llegado a comentar que no entiende por qué la prensa no valora su participación en el equipo, que se le juzga por no marcar goles, pero no se puntualiza el hecho de que en el campo no se encuentra en su hábitat natural, sino pegado a la raya de cal.

En su andar por América ha habido pasajes que evidencian su ansiedad por demostrar que está a la altura del escudo, pero no han salido como Darwin espera, algunas aceleraciones han acabado mal, por ejemplo, en el partido contra Cruz Azul se ganó una tarjeta roja, cuando de forma inexplicable se barrió sobre Omar Mendoza, en una zona del campo en la que no había sentido ni justificación que le defendiera.

Tras el juego de sanción, el partido contra Morelia estaba previsto para la fiesta de Cuauhtémoc Blanco, ahí apareció Darwin, quien fue el jugador que relevó al último gran ídolo de las Águilas. Entró Quintero y terminó de encender a su equipo y a la grada; el colombiano puso el pase para el primer gol y marcó los siguientes dos, jugó en la zona que le gusta y llegó a tiempo para los balones filtrados y al punto de remate.

Por fin, Quintero pudo vivir una jornada en la que el Azteca en pleno festejara con una de sus actuaciones. Sus dos primeros goles en el torneo representaron, también, un punto de liberación y ahora apunta al Clásico Nacional para mantener ese estado de gracia.

“Yo siempre he tratado de dar lo mejor, eso lo catalogan ustedes (prensa) y por ahí la gente que no ve el día a día o el esfuerzo que uno trata de hacer en los partidos, ellos solo te van a juzgar si metes un gol o das una asistencia, pero siempre he tratado de dar lo mejor, ahora están saliendo las cosas más que en otros partidos y todo es cuestión del trabajo que vienes haciendo desde hace mucho”, dijo el delantero a Televisa Deportes.

Sonríe Quintero, porque esperaba con ansia este momento, porque empieza a soltarse en el momento justo, cuando se asoma Chivas en el horizonte inmediato. “Los clásicos son y se viven diferente, no importa el momento en el que esté el equipo ni el momento del rival, todos van a salir a ganar y ojalá Dios quiera sea para este lado”, valoró de cara al partido de este domingo.

Aceptó que hay un compromiso con su afición por lograr la victoria ante el Rebaño Sagrado “queremos darle la satisfacción a toda la hinchada, sabemos que los clásicos se tienen que ganar. En el interior queremos ser favoritos en cualquier cancha, pero más que hablar, en la cancha es donde hay que ganarlo”, apuntó.

Darwin sabe que el duelo de este domingo es el examen que estaba esperando, porque si en el juego contra Morelia fue de los más desequilibrantes, una actuación similar en el partido más esperado por el americanismo marca para bien a cualquier jugador “siempre he tenido claro que el trabajo y lo que hagas determina lo que diga la gente, voy a seguir trabajando y a seguir luchando y ojalá se siga con la racha de goles, pero si el equipo gana, aunque yo no marque, me va a llenar de satisfacción”.

Guadalajara espera a América, en ese equipo estará Darwin Quintero, quien ha jugado como titular dos Clásicos contra Chivas, pero el delantero colombiano no llegaba en el estado de forma con el que saltará al estadio Chivas. Los clásicos reclaman la aparición de héroes en cada bando, Darwin quiere ser uno de las Águilas.