Me voy feliz: Blanco

Cuauhtémoc Blanco se fue feliz del Estadio Azteca, luego de haber recibido un homenaje con el América en la goleada de los de Coapa 4-1 sobre Morelia

Cuauhtémoc Blanco usando por última vez el uniforme de América
Cuauhtémoc Blanco usando por última vez el uniforme de América (Mexsport)

Ciudad de México

Cuauhtémoc Blanco se fue del futbol profesional con el reconocimiento que muy pocos jugadores han llegado a tener. En el templo del futbol mexicano y con el cariño de una afición que hizo una gran entrada para reconocer al que consideran su último ídolo.

Blanco salió de cambio al minuto 37, entonces percibió que su nombre quedará escrito en la historia del americanismo, porque figuras de otras épocas no pudieron vivir una jornada como la que él protagonizó.

Al final del partido acudió a la conferencia de prensa y dio un mensaje, rostro emocionado, parecía que aún no acababa de asimilar lo que vivió. Arrancó con una frase fiel a su estilo, ante la gran cantidad de medios que le esperaban soltó un "Hay manifestación o qué".

Acto seguido articuló un mensaje breve, no muy distinto al de los días previos. "Nada más quiero decir que me voy muy contento y muy feliz por la oportunidad de haber jugado un partido oficial, agradecerle a Emilio Azcárraga y a la directiva por darme esta oportunidad. A la afición le quiero dar las gracias por el apoyo que siempre me brindaron. A mi familia, a mis amigos que estuvieron conmigo en las buenas y en las malas, y a ustedes (prensa) porque a final de cuentas aunque tenían mucha bronca conmigo darles también las gracias".

Y reiteró que se iba del futbol pleno y que la jornada le había dejado "muy contento por el agradecimiento de la gente que me vino a ver y a ovacionar, a mis compañeros que me dieron chance de jugar un rato con ellos, se los dije, no era una cascarita, me preparé e hice lo que mejor pude dentro del campo en los 37 minutos que jugué. Muchas gracias".

El Cuau se levantó de la sala de prensa y tomó el túnel de salida. No se sabe cuándo volverá a pasar por el, cuando lo haga ya será en otra faceta. El lunes vuelve a la alcaldía de Cuernavaca, a lidiar con asuntos más complejos de los que no podrá salir con una Cuauteminha.