América y Cruz Azul, corazón y honor en el Azteca

La Máquina brilló en el inicio del duelo, se apagó y casi lo pierde, pero sacó el 3-3 a las Águilas sobre la hora

Ciudad de México

América remontó a Cruz Azul, que, sobre el final del duelo, lo rescató con el tres a tres en la jornada 7 del Clausura 2016.

EL PARTIDO

Vértigo azul y Joao Rojas penetró el corazón del área en menos de dos minutos, tiro que atajó Moisés Muñoz a quemarropa; sin embargo, en la siguiente acción, la ofensiva azul explotó con el uno a cero de Jorge Benítez, minutos tres de acción.

Las peores noticias se acumularon para las Águilas en menos de quince minutos: abajo en el marcador y Moisés Muñoz salió (13') por lesión tras un choque en una peligrosa aérea; Hugo González lo sustituyó en el Clásico Joven, escenario de alto riesgo.

Sin embargo, América encimó a una Máquina peligrosa en cada embate desde medio campo. Oribe Peralta, al 21', perforó la zaga azul por izquierda, remate cruzado que se fue por el poste derecho de Jesús Corona.

Nueva lesión y el panorama de Ignacio Ambriz se oscureció con la salida, también por lesión, de Darío Benedetto, quien dejó su lugar a Darwin Quintero.

La luz, caprichoso destino, llegó por lo negro del arbitraje de José Alfredo Peñaloza: penal, al 33', por mano inexistente, que anotó Osvaldo Martínez, empate que se convirtió en alegría crema al 37', oscuridad en la zaga azul.

Julio Domínguez, en pelotazo frontal, fildeó mal y dejó a plenitud, de cabeza, a Pablo Aguilar, quien colocó el esférico lejos de Corona, en su poste derecho: 2-1.

Un cuadro cementero que inició con voracidad que, para el segundo tiempo, arrancó pálido; triangulación Da Silva, Rubens y tres a uno de Oribe Petalta, al 53'. El día aclaró en Santa Úrsula para Ambriz y compañía.

Modificación de Tomás Boy, quien dio ingreso a Christian Giménez por Víctor Vázquez, de nula aparición; ni tres minutos en el campo y género el 3-2: al 65', 'Chaco' pidió el balón a 'Maza' Rodríguez, quien elevó al corazón del área, y dio esperanza celeste.

Por si fuera poco, dos minutos después, Peralta vio la roja por falta sobre 'Maza', presión azul que dejó a unos cremas en su zona baja: defensa sí o sí.

Dos postes, en la misma jugada, retumbaron en el corazón del Azteca para la grada americanista, el tres a dos se mantuvo con un hilo.

Ambiente inmejorable en el Coloso, ese que vivió, precisamente, una de las finales más emotivas de los últimos años en el futbol mexicano con estos dos protagonistas.

Darwin, cerca del final, dio más drama a la oleada ofensiva visitante con su tarjeta roja, y el corazón, al final, que mostró Cruz Azul le alcanzó ante un América que remontó en el justo momento, cuando su rival fue absorbido, víctima de sus errores, pero Joao Rojas, con golazo, selló el tres a tres en una noche de honor en Santa Úrsula.