Se busca dinamita

Las bajas de Oribe y Darwin, más la lesión de Benedetto, dejan al América sin efectivos en ataque; Nacho Ambriz busca soluciones para la delantera

En América esperan que Benedetto se recupere para el duelo ante Tigres
En América esperan que Benedetto se recupere para el duelo ante Tigres (Mexsport)

Ciudad de México

El partido contra Tigres significa un reto mayúsculo para América, además de la complejidad que de por sí representa visitar la casa del actual campeón. Medirse a los felinos en su atmósfera nunca es sencillo, máxime con la plantilla que posee el conjunto regiomontano, jugadores de primera línea en cada zona del campo.

Es cierto que la nómina azulcrema no desmerece, pero lo que tiene a su disposición Ricardo Ferretti parece ser más amplio que la materia prima de Ignacio Ambriz. Sobre todo, Tigres tiene un fondo de armario envidiable, algo de lo que no puede presumir ahora el cuadro de Coapa.

Para este sábado, Ambriz tendrá que encontrar la manera de presentar un equipo de garantías, con especial atención en la parte de ataque. Atrás y en medio campo no hay mayores dudas, pero en la última zona, el entrenador americanista se ha quedado sin efectivos de primera línea, sin los especialistas que suelen marcar la diferencia en este tipo de encuentros que se presentan como un choque de trenes.

El clásico ante Cruz Azul dejó secuelas para el futuro inmediato. El entrenador de las Águilas podrá contar con Moisés Muñoz, ya recuperado del golpe que sufrió en el ojo derecho y estará en el arco. Donde radica la rompedera de cabeza es en la zona de definición.

Oribe y Darwin han sido sancionados con un partido (por las expulsiones que sufrieron el sábado pasado), un perjuicio colateral porque el Cepillo es el hombre más efectivo del equipo con cuatro goles, además de titular indiscutible. Y Quintero había venido alternando la titularidad con la suplencia, pero sí que es una de las primeras opciones de recambio.

Encima, Darío Benedetto también abandonó el juego con Cruz Azul de manera anticipada; el Pipa pidió su cambio tras sentir un pinchazo en la pierna izquierda cuando buscaba una pelota filtrada. Apretó el seño y avisó a la banca que estaba lesionado, el resto del juego lo vio desde la banca.

No viajó a Seattle para avanzar en su proceso de recuperación. Ambriz dijo que la zona afectada habían sido los isquiotibiales, hasta hoy sigue siendo una incógnita si estará en condiciones de viajar a Monterrey. Este jueves, cuando vuelvan a entrenarse en Coapa, se verá como marcha la recuperación. "Parece que se puede recuperar", dijo Ricardo Peláez anoche, en la llegada del equipo a la capital del país.

En el seno del equipo no se piensa en correr riesgos ni en forzar la recuperación del atacante argentino, se asume que en todo caso es preferible perderse un juego a sufrir un daño más grave. Al final del partido con Seattle, Ambriz dijo que este día verá cuál ha sido su evolución, "necesitamos ver qué ha hecho, qué ha trabajado, hay que ver cómo está físicamente", dijo el entrenador a Televisa tras el juego contra el Seattle Sounders.

AJUSTES OBLIGADOS

Este escenario obliga a Ambriz a buscar la manera de integrar el once. En la retaguardia no habrá contratiempos. Moisés, Paul, Paolo, Pablo están en condiciones óptimas. En la lateral izquierda, Ambriz tiene disponible a Miguel Samudio y Osmar Mares, el guaraní podría ser titular tomando en cuenta que necesita un velocista para hacer frente a los eslalons de Jürgen Damm. En la doble contención William da Silva y Osvaldo Martínez. Y Sambueza y Andrade ejercerían como volantes.

Arriba es donde siguen los inconvenientes, Ambriz esperará a ver si Michael Arroyo vuelve de Ecuador; el delantero viajó a su país porque su padre falleció. "Vamos a ver si regresa y si no, con los jugadores que hay", dijo Ricardo Peláez.

Lo que hay en América es lo siguiente: Jesús Moreno quien llegó al club procedente de Alebrijes de Oaxaca, el oriundo de Michoacán se ha mantenido a la espera de minutos y todo indica que tendrá un bautizo de fuego.

Su actividad con el primer equipo se limita a los entrenamientos y a algunos partidos en los que ha estado en la banca (Puebla, Pachuca, Veracruz y Seattle Sounders), pero en ninguno ha llegado la indicación del banquillo para mandarlo al campo de juego.

Los únicos registros de su actividad como azulcrema se limitan a dos partidos con la categoría sub 20, en la Jornada 2 contra Atlas jugó los 90 minutos y marcó un gol. En la Jornada 5, contra Santos jugó 72 minutos y también subió un gol a la pizarra. Fuera de eso no ha tenido más juego con la casaca amarilla.

Otra opción que podría aparecer en la nómina del equipo sería el joven Alejandro Díaz, un canterano que la directiva ve como un prospecto a futuro. Hasta ahora ha jugado siete partidos con la sub 20 y ha marcado dos goles. Pensar en su titularidad sería muy aventurado, pero podría estar en el banquillo.

Para el duelo con Tigres, América espera la recuperación de Benedetto. El juego se presenta como un examen de gestión de efectivos para Ambriz. Y para los jugadores de segunda línea es el momento de dar un paso adelante y ponerse a la par de la primera.