Acá tengo para perder: Mohamed

El Turco fue presentado como entrenador del América y sabe muy bien de la exigencia, las comparaciones y las críticas que se le harán constantemente luego del trabajo de Miguel Herrera

Ciudad de México

Antonio Mohamed ya se puso la playera del América y de inmediato dejó en claro que está preparado para asumir el reto de ser el máximo responsable del banquillo azulcrema. Es más, el Turco no niega que sea el mayor reto en su carrera como entrenador, pero advierte que se ha preparado a consciencia para continuar con la regularidad que ha tenido este equipo estos últimos dos años bajo el mando de Miguel Herrera.

Eso si, Mohamed adelantó que hará muy pocas modificaciones al estilo de juego que tiene el América, pero que poco a poco se le ira imprimiendo su sello personal. Sabe bien que por el buen paso del América, sino sigue esa misma senda, las críticas le lloverán.

"Las formas siempre importan en todo ámbito de la vida, este es un equipo correcto, un equipo disciplinado, un equipo con idea y que tiene que ganar, así que intentaremos darle unas cositas que yo le pueda agregar. Si te compras un auto nuevo y funciona perfecto, y le quieres cambiar los rines por unos diferentes, te veras naco por cambiarlos, si las cosas van bien de una manera, entonces hay que estar tranquilos porque va bien, sólo modificarle unas pequeñas cosas".

El entrenador argentino, quien firmó de entrada por un año, agregó que la manera como llega el América es singular, porque usualmente cuando un equipo cambia de entrenador es porque las cosas han ido mal y necesita de un revulsivo, pero en el caso de las Águilas se trata de un club que se ha mantenido protagonista durante estos dos años con dos semifinales, un campeonato y una Final perdida.

"Llegar a un club donde las cosas van tan bien no es lo mismo que llegar a uno donde las cosas van tan mal, cuando me tocó llegar a Tijuana era todo para ganar, acá tengo todo para perder, lo tengo clarísimo desde el primer día en que llegue, por eso estoy preparado para las comparaciones de cuántos puntos voy a hacer y cuantos deje de hacer, la directiva confió en mí y no voy a defraudarlos".

Antonio Mohamed también rememoró que como jugador siempre quiso estar en el América, con quien tuvo un breve paso durante la Copa Libertadores de 1998, pero al que ya no pudo regresar. Por esa razón afirmó tajantemente que ahora que llega como entrenador "siempre quise estar en este lugar".

Además, aseveró que ahora se siente una persona madura y preparada para afrontar este reto con América.

"He cambiado muchísimo, ya no soy más esa persona rebelde que jugaba al futbol con el pelo pintado, soy una persona más madura, una persona totalmente diferente, cuando fui jugador me quede con las ganas de quedarme, decidí en ese momento irme a jugar a Monterrey y no quedarme pensando que la vida me daría la posibilidad de regresar, pero no fue así. Ahora como entrenador es un orgullo estar acá y disfrutare el momento, me capacite bastante para llegar acá, así que espero aprovecharla.