Es un cachetazo a tiempo

Antonio Mohamed considera que la derrota ante Cruz Azul fue exagerada, pues cree que América peleó por el empate, y dijo que el descalabro duele, pero siguen arriba   

Antonio Mohamed, entrenador del América
Antonio Mohamed, entrenador del América (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Antonio Mohamed acabó refugiado en su banca, la derrota ante Cruz Azul es un duro golpe, por más que el entrenador de América matice el resultado. No hay coartada para el Turco, sobre todo porque en el primer tiempo su escuadra no remató a gol ni una sola ocasión, porque mientras La Máquina iba y venía, él busca la manera de reorganizar a su escuadra.

Mohamed llegó sereno a la sala de prensa, el semblante no estaba descompuesto, y aceptó que el primer sentimiento era de “culpa”, después consideró que el resultado no reflejaba lo que ocurrió en el campo de juego: “cayeron tres goles al final, creo que el resultado no es lo que refleja el partido, pero no se discuten los resultados, no tuvimos un buen partido, es la realidad y nos ganaron bien”.

Aunque América apenas tuvo un chispazo de arrebato en el arranque del segundo tiempo, el Turco vio un partido en el que tuvieron “la posibilidad latente de empatar”, pero al final cuando trató de ser un poco más arriesgado “nos desordenamos y eso no debe suceder, jugamos en campo rival, pero no pudimos conseguir el empate, nos desordenamos y nos hicieron tres goles en cuatro minutos y cuando uno ve el resultado es un poco engañoso por el trámite del juego, pero fueron justos ganadores”, insistió.

Ya con un poco más de calma, dijo que “el equipo no jugó bien y por eso perdimos el partido, esto nos tiene que servir de aprendizaje. Fue un cachetazo a tiempo”. Pero otra vez una especie de consuelo en los resultados pasados: “estamos tristes, golpeados, pero seguimos arriba en la tabla, no es un drama para nosotros y ahora Cruz Azul tampoco es el mejor, los números hablan de un torneo y hoy la goleada es un poco exagerada, pero bueno está ahí escrita y es la realidad”.

América seguirá líder, tendrá días de pausa para reorganizarse, para consolarse y sanar las heridas, porque ya lleva dos clásicos perdidos y esas derrotas duelen más que cualquier otro. Ya le pasó con Pumas, ya le pasó con Cruz Azul, y quizá le pase con Chivas.

El peor partido

Los jugadores de América se marcharon del Estadio Azul con rostro serio, esa felicidad que había estado presente en las tardes de gloria se escapó de un plumazo, algunos dieron la cara, otros pasaron de largo por la zona mixta. Oribe Peralta, delantero del cuadro de Coapa, dijo que en el juego contra Cruz Azul “no fuimos el equipo que habíamos sido antes, en general estuvo errático, disperso. En el segundo tiempo nos faltó ser más intensos, generar más, tenemos que aprender la lección”.

Y aunque en lo alto del Estadio Azul se mantenía la pizarra encendida con un contundente 4-0, para Oribe, “el marcador no refleja una tunda, nos desordenamos al final y eso fue lo que generó los goles, no sé si influyó, en el segundo gol creo que hay una falta, pero nosotros tratamos de mantener lo que veníamos haciendo”. Al Cepillo se le comentó que él mismo había dicho que el juego contra la UdeG, lo había considerado como el peor del curso, su percepción cambió tras el juego ante La Máquina: “este ha sido el peor”.