Los ojos del título

América cumple 99 años, Margarito Medina Pitalúa, el trabajador del club que ha vivido los 12 campeonatos de las Águilas, repasa los tiempos de bonanza y sequía


Margarito Medina Pitalúa
Margarito Medina Pitalúa (Santiago Chaparro)

CIUDAD DE MÉXICO

Nadie como él ha visto y ha celebrado tanto con América. Margarito Medina Pitalúa llegó al club cuando tenía 15 años, para hacer labores de offi­ce boy; ha pasado 52 años en el club; ahora es el encargado de asuntos oficiales. En poco más de medio siglo, ha visto desfilar presidentes, jugadores, y demás personas, pero él se ha mantenido.

Ha sido testigo ‑el de los días de éxito y también de la época gris, de esos años en los que el club perdió el rumbo. Ahora ha visto resurgir a su América y posicionarse como el equipo más ganador de México.

"El 1 de abril de 1963 entré a la empresa, en ese tiempo las oficinas estaban en la calle de General Prim, cuando el presidente era Guillermo Cañedo; yo soy originario de Veracruz y me vine a buscar trabajo, acá en México encontré a un amigo caminando allá por San Juan de Letrán, platicamos y le dije que estaba buscando trabajo y me dijo que su papá trabajaba en el América, yo la verdad no sabía ni qué era, porque no era aficionado al futbol, fui a su casa y quedamos en que entraría a trabajar como o­ffice boy, y así fue como llegué al club", recuerda el señor Medina.

Don Margarito empezó a ejercer su labor y poco a poco se fue empapando de lo que era el club América, la transición que había vivido cuando unos años atrás Emilio Azcárraga Milmo había comprado el equipo, ya se habían hecho las primeras inversiones para apuntalar un equipo que aspirara a la obtención de campeonatos.

"Me ha tocado ver de todo, alegrías y fracasos, esos primeros años en los que parecía que América se acercaba, pero siempre era campeón el Guadalajara, hasta que nos tocó a nosotros; en la temporada 1965-66, cuando le pusimos un alto al Campeonísimo, fuimos a festejar a un cabaret en las calles de Puebla y Orizaba, se llamaba Quick, celebramos con un gran banquete", recuerda.

Así, don Margarito apunta cómo cada título ha tenido sus peculiaridades, por ejemplo, que en el segundo campeonato logrado en la temporada 1970- 71, el entrenador, José Antonio Roca "hizo una limpia, porque hubo malas campañas que casi nos vamos a segunda, pero el Mister conjuntó un buen vestidor y salimos campeones".

El señor Medina señala que la llegada de Raúl Cárdenas a América, quien ganó el título de la campaña 1975-76, se dio por las buenas negociaciones "entre el señor (Guillermo) Cañedo y el señor (Guillermo) Álvarez Macías, don Raúl era una persona dura que puso disciplina y metió en cintura a algunos que eran ídolos".

ÉPOCA DE BONANZA

Los años 80 marcaron la hegemonía de América, una década en la que el club celebró cinco campeonatos, fue en estos años cuando surgió el mote de Las Águilas, una escuadra que se confirmó como equipo grande con un tricampeonato.

El primer título llegó con Carlos Reinoso en el curso 1983-84. "Otra vez hubo un periodo en el que la directiva puso orden, con el señor Reinoso se le gana la Final a las Chivas, él le empezó a dar otra imagen al club".

Con Miguel Ángel López se ganaron los títulos de las temporadas 1984-85 y el Prode 1985, don Margarito recuerda que el Zurdo López "era un técnico que sabía y sabe mucho de futbol, nos pedía muchos videos para conocer a los rivales y a sus propios jugadores, con los dos campeonatos que ganó le dio mucha felicidad a toda la institución".

Jorge Vieira fue el hombre con el que América ganó otro bicampeonato, en las campañas 1987-88 y 1988-89, para cerrar una década en la que se había vencido en finales a Chivas, Pumas y Cruz Azul, los tres acérrimos rivales del cuadro de Coapa.

"El señor Vieira tuvo buen ojo, trajo jugadores de muy buena calidad, como Antonio Carlos Santos, un chico al que fue ubicando muy bien, porque era medio berrinchudo. Tenía una clase muy grande, cuando encausó a todo el equipo despegó y ganó dos títulos que fueronmuy significativos para el club".

UNA LARGA SEQUÍA

Hasta ahí, Margarito Medina había degustado ocho campeonatos, había visto cómo América era ya uno de los equipos más poderosos económica y futbolísticamente, pero después vinieron los años de tropiezos, cuando una y otra vez el equipo se estrellaba, claudicaba en su búsqueda del título, mientras otros equipos celebraban y las

Águilas llegaron a pasar hasta 13 años sin tener un trofeo de campeón de Liga en sus manos. El primer tropiezo llegó en la final de la campaña 1990-91, cuando perdieron con Pumas, vinieron múltiples caídas, una cadena de malas decisiones y la conjunción de situaciones que les impidieron ser campeones.

"Por los cambios de tanto entrenador no había disciplina en el club, pasaron muchos entrenadores, pero el equipo no caminaba, ningún entrenador supo tener un buen vestidor. Fueron años difíciles, y los demás equipos también se esforzaban por ganarle al América. Fue todo, lo malo que se hizo en el club y otros equipos que también crecían, pero sí fue mucho tiempo en el que nos quedamos sin nada", rememora el señor Margarito.

Los tiempos difíciles acabaron en el Verano 2002, cuando Manuel Lapuente "llegó al club vio la situación y de nuevo puso disciplina, ubicó a todos los jugadores y les pidió ir para delante, hubo una buena inversión en el club, porque este equipo siempre ha comprado muchos buenos jugadores y otros que también no dieron resultados, pero en ese equipo se conjuntaron los buenos".

En el Clausura 2005, América logró su décimo campeonato, con Mario Carrillo un equipo que para don Margarito "jugaba bien, el señor Carrillo armó un buen cuadro en la media cancha y logró otro título que nos dio muchas alegrías, parecía que regresaban las buenas épocas".

EL RESURGIMIENTO

Pero América volvió a los tiempos aciagos, ocho años magros a nivel directivo y deportivo, hasta la llegada de Ricardo Peláez, Yon de Luisa y José Romano, quienes armaron un proyecto deportivo que llevó a las Águilas a ser el más ganador del futbol mexicano, un equipo que se ha acostumbrado al protagonismo y que se erige como el más grande de México.

"Vino una planeación importante, con jugadores que entendieron lo que es América y que han rendido muy bien, porque hubo otros que llegaban con etiqueta de grandes y en el América eran otra cosa, eso cambió cuando llegaron los señores Peláez, Romano y De Luisa, gente que sabe de futbol, se ha vuelto a ver un buen equipo que ha ganado con Miguel Herrera y con (Antonio) Mohamed".

Así repasa Margarito Medina los títulos que ha ganado América, él ha estado en el club poco más de medio siglo, ha presenciado la consolidación, la hegemonía, las caídas y el resurgimiento de las Águilas, un equipo que hoy festeja 99 años. Don Margarito Medina espera contar otra historia de éxito en el Centenario de El más grande.