La baraja del ‘Turco’ Mohamed

El entrenador del América ha manejado su plantilla de tal forma que su idea no se pierda, sus refuerzos se han integrado y los resultados positivos continúan

Antonio Mohamed, DT de América
Antonio Mohamed, DT de América (Mexsport)

Ciudad de México

La directiva de América le conformó a Antonio Mohamed una plantilla amplia en recursos.

Ocho jugadores fueron los elegidos para que las Águilas recuperaran el protagonismo que se alejó el semestre pasado.

En el Apertura 2014, el vuelo del equipo de Coapa es perfecto, sus sensaciones de juego van en aumento, poco a poco se nota una idea más asimilada, los refuerzos se han integrado de buena manera, lo que genera que el cualquier integrante del equipo esté con los ojos abiertos para aprovechar su oportunidad.

“Nos gusta estar arriba, nos da tranquilidad para trabajar. Hay que seguir por este camino y pensar en el siguiente partido”

ANTONIO MOHAMED
Entrenador de América

El Turco eligió jugadores de buen pie, unos con renombre, como fue el caso de Oribe Peralta y otros con un perfil más bajo, pero de calidad probada, como Daniel Guerrero, Michael Arroyo y Osmar Mares; con futuro como Moisés Velasco. Y Paolo Goltz (al que conocía de Huracán), Gonzalo Díaz (del que tenía referencias por su desempeño en Argentina). Y José Madueña al que debutó en Xolos. Además de Pablo Aguilar, quien llegó el semestre pasado al conjunto de Coapa.

Mohamed balanceó la plantilla, retocó la defensa, reorganizó el medio campo y apuntaló el ataque. Salvo Madueña, todos sus refuerzos han gozado de minutos en el torneo: Peralta y Goltz son titulares indiscutibles.

Arroyo lucha por entrar en el once. Guerrero fue titular los dos primeros juegos, Mares ha jugado partido y medio. Velasco debutó ante Puebla y Díaz va ganando minutos.

En las dos primeras jornadas Mohamed arrancó con un planteamiento de 5-3-2 y solo realizó un cambio: Mares por Layún, quien cayó lesionado ante León.

Para la Jornada 3 hizo más movimientos: Molina, Arroyo, Velasco y Jiménez fueron parte del equipo inicial. Layún recuperó su sitio tras superar su lesión. El entrenador, también, cambió el esquema, pasó a jugar 4-1-3-2, con Osvaldo Martínez haciendo una importante labor de apoyo en la media de contención. Por si fuera poco, en este partido no contó con Rubens Sambueza, quien es uno de sus referentes.

Lo anterior muestra las múltiples variables que posee Mohamed para poder trabajar los partidos en función de lo que necesite y de acuerdo con las condiciones de los partidos.

Por ejemplo, en la Jornada 1 pasó de la línea de 5 en el primer tiempo a la línea de 4 en el segundo con un doble contención, pero la presión de León le hizo volver a la línea de 5 y mantuvo el doble contención.

En la Jornada 2 con la necesidad de ir por el partido, pasó de la línea de 5 a la de 4 con un 4-1-3-2; controló el mediocampo y logró profundidad con Sambueza y Arroyo.

En el juego del sábado contra Puebla, mantuvo la línea de 4, con cuatro cambios en el once inicial, dominó en el arranque, resistió cuando Puebla atacó y convirtió sus oportunidades.

Con el 0-4 a favor pasó a la línea de 5. Aunque La Franja tuvo sus ocasiones, América demostró que posee elementos con los que puede mutar en función de sus necesidades.

La baraja del Turco es de las más completas, en cualquier momento muestra sus cartas para completar el póquer que mate al rival.