América quiere ser fuerte en casa

Oribe Peralta, delantero de las Águilas, dice que el cuadro azulcrema está listo para el partido contra Cruz Azul y para lograr su segundo triunfo en el Azteca

Ciudad de México

América sigue perfilando el partido de este sábado contra Cruz Azul. Llega el primer clásico de la temporada y el objetivo de las Águilas es sumar una victoria más que fortalezca al equipo ante su gente y lo siga manteniendo en los primeros puestos de la clasificación.

Oribe Peralta, delantero del conjunto azulcrema, apuntó que en el interior del equipo se piensa en seguir creciendo como grupo para alcanzar las metas que se trazaron al inicio del torneo, sin hacer caso a lo que se habla del equipo en el exterior, pues la prioridad es sumar y seguirse acercando a la Liguilla.

Una de las metas que se puso el grupo al inicio del curso fue hacerse un equipo sólido en casa, una situación que no pudieron lograr el torneo pasado, pero ahora quieren que el Azteca vuelva a ser un campo en el que los rivales no se lleven unidades, pero también que sus aficionados puedan irse a casa satisfechos con el rendimiento del plantel.

El certamen pasado América jugó dos clásicos de local —ante Chivas y Pumas en fase regular y se volvió a encontrar con los universitarios en semifinales. No pudo ganar ninguno de los, perdió dos y empató uno. Resultados que no dejaron satisfecho al plantel, por lo que ahora buscarán cambiar esa suerte ante La Máquina.

"El torneo pasado estuvimos un poco mal en casa y ese es nuestro principal objetivo, hacer las cosas bien para ganar la mayoría de los partidos de local y clasificar, porque la clasificación está en los partidos en casa, por eso hay que aprovechar la localía", dijo el delantero.

De cara al partido contra La Máquina, el Cepillo ve que "América está en una creciente constante, esperemos que siga así y poder demostrarlo, seguir avanzando y evolucionando para conseguir los resultados que queremos".

Desde afuera se percibe que la estabilidad ha vuelto a Coapa, que los últimos resultados han devuelto al grupo cierta tranquilidad, porque América siempre exige y demanda buenos resultados, pero Oribe matiza que el grupo no se estresó de más, que ellos no perdieron su convicción y que no se hizo caso a lo que se hablaba en el entorno.

"Nosotros nunca lo tomamos así, habíamos perdido un partido, ganado otro y empatado uno. Nosotros nos exigimos y tenemos nuestros objetivos bien claros y eso es lo importante".

El atacante valora que las Águilas poco a poco han ido tomando el tono físico que exige la alta competencia, un renglón que estaba pendiente, pues la falta de una pretemporada impidió que en el arranque del torneo el equipo se viera suelto.

"Nos costó porque tuvimos poco tiempo de trabajo al inicio, pero el equipo va bien y retomando muchas cosas, hemos tenido días a doble sesión y eso ha compensado. Vamos muy bien y veo al equipo parejo. Nuestra convicción y nuestros deseos son que el equipo llegue bien a la Liguilla que es lo más importante", comentó el goleador azulcrema.

Oribe también aceptó que hay detalles en el equipo que aún se tienen que corregir, pues el conjunto ha ido evolucionando en su juego, pero en la última zona es donde no han terminado de engancharse. "Nos está faltando ese detallito, el último pase para generar más ocasiones de peligro de las que hemos generado".

Con tres goles en el torneo, el Cepillo es (junto con Rubens Sambueza) el hombre gol de las Águilas, y espera que en el partido contra Cruz Azul pueda seguir incrementando su cuota de goles. Con seguridad afirma que "estamos listos" para el primer clásico de la temporada.