Un golpe amargo para América

Ignacio Ambriz acepta que la derrota ante el Guangzhou podría delinear su futuro en el equipo, la directiva es la que tiene en mano lo que vendrá para las Águilas

Ignacio Ambriz en el duelo ante el Guangzhou
Ignacio Ambriz en el duelo ante el Guangzhou (Mexsport)

Enviado, Osaka, Japón.

La derrota de América dejó varias sensaciones pesimistas. El equipo se fue del Mundial de Clubes eliminado en el primer partido, queda el encuentro por el quinto lugar, algo que para una escuadra como las Águilas se convierte en intrascendente. Lo de ayer fue un golpe emocional que se extendió en las tribunas con los aficionados y familiares, en la cancha entre la propia plantilla que vivió momentos de tensión con Sambueza y Quintero que acabó con un cabezazo del colombiano al capitán del equipo. Con la incredulidad de Ricardo Peláez y el enfado del dueño del equipo, que llegó feliz y con el deseo de ver una victoria y al final se marchó del estadio antes de que acabara el partido. El paso por la zona mixta fue el andar más tortuoso del conjunto en los últimos años.

En la conferencia de prensa, Ignacio Ambriz aceptó que temía por su continuidad, porque la eliminación fue un rotundo fracaso. Las primeras palabras de Nacho fueron contundentes. "Es un fracaso no poder estar en la siguiente ronda, es algo que nos habíamos puesto como objetivo y de alguna u otra forma no nos deja nada contentos. Yo soy el responsable de todo, que no hayamos podido ganar un partido que teníamos controlable y que en unos cinco o diez minutos nos desconcentramos por completo y nos ganan en una pelota parada".

Respecto al incidente que protagonizaron Sambueza y Quintero; Nacho señaló que "no es nada bueno lo que acabo de ver, me han criticado mucho porque tuve un problema de esos (entre Javier Güémez y Adrián Marín) en un entrenamiento, creo que son gente mayor y tienen que asumir su responsabilidad".

Una vez más, a América se le fue un partido por no saber finiquitar los partidos, tuvo las ocasiones, pero el partido se le escurrió en los últimos diez minutos, la falta de concentración volvió a aparecer y el gol de Paulinho estropeó todos los planes.

"Creo que no haber sido contundentes en la gran mayoría de partidos y por ciertos errores nos cuestan, es una lástima que en un partido que lo estábamos manejando bien no hayamos podido meter otro gol que nos hubiera dado esa tranquilidad y después a través de un error viene el empate y en una pelota parada ellos aprovechan y nos ganan", resumió Ambriz

Y de nuevo el entrenador no buscó excusas. "Al final soy el responsable de esto soy el más perjudicado y es una lástima que no podamos estar en la otra ronda". Aceptó que dentro del vestuario había enfado por caer eliminados y no era momento para hablar de lo que viene por delante.

"Aún no hemos hablado todos estamos molestos, calientes y hay que tener la cabeza fría para saber qué decisiones tome la directiva y esperemos mañana con más calma como viene la mano". La cara de Ambriz decía todo, las horas que vengan por delante serán cruciales en su futuro.