La mejor versión de América

Las Águilas tuvieron una semana redonda; tras alcanzar la Final de la Concachampions, hoy sumaron su quinta victoria consecutiva que los mantiene entre los punteros de las Liga y los pone prácticamente en la Liguilla


Ciudad de México

América va encaminado a la Liguilla, las Águilas cerraron una semana capital con una cosecha prolífica, se mantiene en el pelotón de los punteros de la Liga, nadie lo mueve del segundo lugar general y encima alcanzó la Final de la Concachampions. Volvió el Piojo Herrera, pero su presencia no rompió la racha de Ambriz, el entrenador de las Águilas cerró su mejor semana al frente del cuadro azulcrema, peleando el liderato general y calificando a una Final. América vive en la bonanza.   

Ambriz ha encontrado la cuadratura de su equipo en un momento clave, el partido de media semana obligó a Nacho a retocar su equipo de inicio, las piernas empiezan a cansarse y es vital llegar lo más fresco posible a la Final de la Concachampions. Así que el entrenador hizo tres modificaciones: Michael Arroyo, William da Silva y Erik Pimentel aparecieron en la foto de inicio.

El plan de arranque también ubicó a Rubens Sambueza como acompañante de Oribe en el eje de ataque, pero esto no funcionó como se esperaba, con el capitán más adelantado, su intervención en el juego no es la misma, Sambu luce mejor en la sala de máquinas, él lo sintió así y en varios pasajes del juego se le vio retrasar su posición para tomar la pelota, una situación en la que Peralta quedaba solo y era imposible para el Cepillo ganar las batallas, porque siempre estaba en inferioridad.

Le costó a América el arranque del partido, porque Tijuana fue fiel a la ideología de Miguel Herrera, el Piojo volvió a la cancha del Azteca y fue ovacionado, y en el trámite del encuentro partido se hizo un equipo rocoso que le complicó a las Águilas. Xolos presionó arriba y los de Ambriz no se conectaban en medio campo, por más que tuviera a jugadores de buen pie, éstos no articulaban juego, llegaba muy forzado a la última línea el cuadro local y naufragaba porque los visitantes le cerraban las líneas de pase.

Tijuana fue un equipo que desprendía con velocidad, salía a buscarle la cara a América que no se enganchaba a partido, cuando logró emparejar América, el partido se centralizó en medio campo, hasta que Xolos rompió la igualada en una jugada vertiginosa bien ejecutada por Dayro Moreno, el colombiano ganó la pelota por piernas y mandó una diagonal precisa al arribo de Gabriel Hauche, el argentino llegó al encuentro decidido y sacó un tiro raso y cruzado que venció a Hugo González.

Golpeaba Tijuana que tenía mejor cuerpo, sobre todo a nivel defensivo, cortando el juego azulcrema que no lograba fluir ni por el centro ni por las bandas. Demasiado voluntarioso el cuadro de Ambriz era ꟷa la vezꟷ poco asertivo. Sin profundidad y con su punto de referencia en ataque bien neutralizado, América optó por patear de media distancia. Así se fue arrimando al arco de Vilar, pero el portero estuvo atento a un tiro de Sambueza. Era lo más peligroso que había tenido América, porque los envíos de Andrade, Oribe se marcharon lejos del arco tijuanense.

Apenas se había hecho notar en ataque América cuando encontró una jugada que le permitió revivir en el partido, lo que no encontró con volumen de juego lo hizo a través de la pelota parada. Osvaldo cobró un tiro libre, el paraguayo puso la pelota en el área, ahí donde habían impuesto su ley los centrales de Xolos, tuvieron un despiste que Oribe aprovechó, el ganó el movimiento a su marcador y con la cabeza empató el juego.

Tomó confianza América y Tijuana se replegó, dominó mejor el escenario el conjunto de Ambriz que empezó a darle mejor sentido al juego, entendió que si no podía llegar al área con claridad sus opciones podían pasar por probar de media distancia, lo hizo William que le pegó a la bola con la pierna izquierda, de nuevo un guiño de fortuna, porque el balón dio en un jugador de Xolos, Vilar alcanzó a manotear la pelota, pero no evitó la voltereta de las Águilas. América se fue al descanso con la ventaja, demostró que anda de vena y con una buena capacidad de reacción en los momentos que demandan los partidos.

Para el complemento Tijuana fue un equipo más distendido, aceptó el guante América que quería más espacios a la hora de atacar. Se abrió el juego por las ganas de ambos de ir por el resultado, casi lo empata Hauche, pero Hugo salió a tiempo para impedir el doblete del argentino.  

El Piojo buscó reaccionar con Gonzalo Díaz y José García, cambios en medio campo y en ataque, una declaración de que buscaría cuando menos el empate. Ambriz respondió con el ingreso de Darwin, un cambio de corte ofensivo, porque ponía un acompañante a Oribe, a ver si el colombiano encontraba algún espacio. Pero fue Tijuana el que volvió a merodear el gol. La respuesta azulcrema llegó en un cabezazo de Oribe.

Tenía más temple América, porque Rubens volvió a su zona habitual, en la que más daño hace y en la que más interviene y se asocia. Era un partido en el que un gol marcaría el tramo final. Lo consiguió el cuadro de Ambriz a la salida de un córner, Paolo Goltz se vio más rápido que los marcadores de Tijuana y cabeceo la bola que entró lentamente al palo contrario de Vilar. Mató el partido Darwin en una jugada de pulmones, a su más puro estilo, arrancando desde medio campo y definiendo en el área. Logró su doblete con una buena anticipación. La mejor versión del colombiano ha llegado en el actual curso.

América vive días de felicidad. Ignacio Ambriz también, el entrenador aceptó el intercambio de golpes que propuso el Piojo y su escuadra acabó goleando al otrora técnico azulcrema.