América no sabe remontar el 3-0

Las Águilas sumaron ante Pumas su tercer marcador como este; en las dos anteriores ocasiones cayeron eliminados, a manos de rivales, en el papel, más endebles; buscarán revertirlo en CU

América deberá anotar 4 goles en CU para aspirar a la final
América deberá anotar 4 goles en CU para aspirar a la final (Iván López )

Ciudad de México

El 3-0 es el marcador que más se le complica al América en las Liguillas (de los torneos cortos). En dos ocasiones previas (ante Santos, en el Verano 1999 y frente a Morelia, en el repechaje del Apertura 2007), las Águilas se vieron abajo por idéntico marcador, y en la vuelta les fue imposible acercarse a la remontada. Esta es la tercera vez que tienen que lidiar con esto en la pizarra parcial, y aunque falta la culminación de la llave, en la cancha del Olímpico de CU, los números parecen indicar que el electrónico es definitivo.

En 1999, el 20 de mayo, el América que dirigía Carlos Kiesse cayó por 3-0 ante Santos Laguna, en la cancha del estadio Corona. Martín Machón, Jared Borgetti y Eduardo Lillingston fueron los autores de un triunfo que terminó inclinando la balanza a favor de los de Torreón. En la vuelta de esta llave, las Águilas vencieron por 2-0 en el Azteca, pero la cuota fue insuficiente y se consumó la eliminación de los de Coapa, a manos de un rival, en el pape, inferior.

Ocho años más tarde, en el Apertura 2007, en el repechaje que daba el pase directo a los cuartos de final, América se midió ante Morelia. En el Morelos, los azulcremas salieron heridos de muerte, con el 3-0 en su contra, y aunque vencieron por la mínima en el Azteca, los entonces dirigidos por Luis Fernando Tena culminaron su participación en el torneo en esa llave. Una vez más, las Águilas sucumbieron ante un marcador complicado en su historial de torneos cortos.

Apenas hace unos días, Pumas hizo lo propio y derrotó a los pupilos de Ignacio Ambriz por la cuota que más adolecen, de la que no se pueden levantar. Restan 90 minutos en este compromiso, pero luce complicado y así lo marca la estadística, que lo consigan en un territorio hostil para cualquier visitante, como lo ha sido el estadio Olímpico Universitario a lo largo del Apertura 2015.

Por si fuera poco, los universitarios nunca han sucumbido en la Liguilla de los certámenes de seis meses de duración, cuando en la ida obtuvieron un 3-0 como resultado. Esto ha ocurrido en dos ocasiones, primero, en el Apertura 2004, durante los cuartos de final ante Veracruz, para finiquitar la obra en el Puerto con un 1-1. La segunda vez fue en las semifinales del Apertura 2007, contra Santos; en la vuelta los Laguneros se impusieron por 4-2, pero el daño auriazul ya estaba hecho.