Con la mente en Tigres

América perdió en casa ante Toluca, un partido en el que Ignacio Ambriz hizo algunas rotaciones pensando en el juego de vuelta de la Final de la Concachampions 

Ciudad de México

América estará en la Liguilla, pero no sabe en qué sitio lo hará, en los últimos dos partidos habrá de buscar mantenerse en el pelotón de arriba, hoy no pudo sumar en casa, no lo hizo porque tenía la mente puesta en el partido del miércoles contra Tigres, Ignacio Ambriz hizo cambios en su once inicial y le dio descanso a Rubens Sambueza y Osvaldo Martínez; sabe el entrenador que la vuelta de la Final de la Concachampions es la prioridad, y por más que esté en ventaja en la serie, no quiere caer en un exceso de confianza, los dos volantes tuvieron mucho desgaste en el estadio Universitario y precisa tenerlos en buen estado de forma.

Estas ausencias condicionaron el accionar de América, porque los dos le dan sentido al juego de las Águilas desde la media cancha, no solo por lo que aportan a nivel ofensivo, también por su capacidad para involucrarse en los ejercicios defensivos.

Así que tocó buscar suerte con William y Arroyo, dos jugadores bien distintos y que les costó asumir el peso de los titulares, sobre todo a Da Silva que le tocó ejercer con el puesto de Osvaldo, el brasileño buscó tomar la bola y distribuirla, pero su esfuerzo no alcanzó para encontrar la claridad que transmite el paraguayo en la medular.

Toluca fue un equipo que salió con un dejo de valentía, los Diablos quieren estar en la Liguilla y para ello debían obtener un buen resultado en el Azteca, así que el partido tuvo pasajes en los que se hizo un juego que iba de norte a sur, a la espera de que alguien tuviera certeza en la última zona.

Buscó América con la velocidad de Darwin que tuvo un par de arrancadas a las que les faltó precisión en la última zona. Arroyo probó suerte en el encare, salió avante en un par de ocasiones, pero en general América no estuvo preciso, fallaba la sesión o los centros no encontraban un destino que permitiera armar una ocasión de peligro.

En algunos pasajes, Toluca se hacía con la bola, probaba de media distancia porque tampoco tenía la fórmula para superar a la zaga americanista, pero sus tiros también morían en las manos de Hugo González, el portero azulcrema estuvo atento a un par de disparos que apagó sin apuros.

América seguía añorando a sus mejores generadores de juego, seguía sin tener lucidez para elaborar juego, las buenas intenciones de William y Arroyo no prosperaban, pero tampoco se sentía agobiado. Toluca tuvo un par de aproximaciones a través de Christian Cueva, el peruano era quien más buscaba desequilibrar por la banda derecha, poco a poco entendieron los Diablos que por esa zona podrían hacer daño.

La acción más peligrosa del equipo de Ambriz llegó en un centro de Darwin para Oribe, el Cepillo se anticipó a su marcador y desvió la bola, pero ésta se fue alta. Parecía que América se hacía con el control de la pelota, pero no fructificaba en ataque. Ambriz se desesperaba en la banca cuando el balón no fluía como pretendía.

Entonces llegó el gol de Toluca, una jugada en apariencia intrascendente acabó en un mal rechace de Ventura, la pelota la tomó Erbín Trejo, quien fue buscando el espacio para hacer daño, cuando lo encontró, sacó un tiro raso y cruzado con la pierna izquierda, Hugo se estiró, pero no llegó.

Para el complemento, las Águilas precisaban una reacción para rescatar el juego, así que Ambriz mandó a Osvaldo Martínez al campo en lugar del Chepe Guerrero, buscaba que el paraguayo le diera flujo a la pelota y sentido al juego americanista. Pero fue Toluca el que merodeó de nuevo el gol con un tiro de Ríos que Hugo atajó con un lance.

No quiso dejar pasar más tiempo Nacho y mandó a Sambueza, empezó a encontrarse más América, pero Toluca se organizó defensivamente, pocos espacios y todos pegados a un jugador de amarillo para conservar la ventaja. Se arriesgó el entrenador azulcrema, Benedetto ingresó por Ventura, todos sus efectivos de ataque para ir por el empate, ante unos Diablos que se jugaron su suerte a mantener su ventaja.

Lo más cercano a la igualada estuvo en el minuto 75', un tiro de Darwin con la zurda que se fue desviado. Iban los balones al área y la defensa roja llegaban un segundo antes que los ofensivos americanistas, o Talavera mantenía el cero en su arco aunado a la falta de tino de los delanteros azulcrema. Una apuesta riesgosa, pero que le estaba resultado a José Cardozo.

América no lo pudo empatar, sigue en zona de Liguilla, pero su cabeza no estaba en la Liga, sino en llegar con buen tono al juego del miércoles, un partido en el que no habrá mañana y a la Liga aún le quedan dos jornadas.