América - Cruz Azul, dos equipos de área

América y Cruz Azul son de los equipos más goleadores del futbol mexicano (10 cada uno); mientras las Águilas intentan un juego más elaborado para llegar a zona de definición, La Máquina busca ser más vertical  

Jorge Benítez y Oribe Peralta
Jorge Benítez y Oribe Peralta (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

América es un equipo al que le gusta tener la pelota, cuenta con jugadores de buen pie para llevarla a la zona de peligro. Hasta ahora, la artillería americanista suma 10 anotaciones, las cuales se han repartido en jugadores de distintas posiciones.

Oribe Peralta y Rubens Sambueza son los mejores anotadores del equipo, cada uno con tres anotaciones. El Cepillo parece entrar en una inercia que el americanismo espera se prolongue;mientras, el capitán se ha convertido en el referente del grupo, por su capacidad de creación y porque ha estado fino de cara al arco contrario.

El volumen de juego de las Águilas reposa en el centro del campo, ahí donde se han hecho inquilinos permanentes Rubens Sambueza y Osvaldo Martínez, al tiempo que Michael Arroyo, William da Silva, Andrés Andrade y Daniel Guerrero siguen en busca del sitio estelar.

El Cepillo es el delantero que ha tenido el instinto fino, el único que en su posición nominal ha marcado este torneo, pero eso es algo que no estresa a sus socios en ataque, porque lo que se prioriza en Coapa es el beneficio colectivo.

Peralta ha aprovechado las condiciones y las situaciones que genera el desempeño de sus compañeros, igual que Sambueza, Pablo Aguilar, Andrés Andrade y Osvaldo Martínez; los otros jugadores azulcrema que contabilizan anotaciones en lo que va del curso.

El punto de remate más eficaz de las Águilas es el área grande, de las 10 anotaciones que han convertido en el torneo, siete han tenido el punto de remate en esta demarcación, dos han sido en el área chica y solo uno con un tiro de media distancia.

Según las estadísticas de la Liga MX, América ha tenido hasta la Jornada 634 remates a portería, el conjunto de Ignacio Ambriz convierte un gol cada nueve remates.

Oribe ha tenido siete remates, de los cuales, tres han acabado en festejos del delantero. A la hora de atacar, América no es un equipo vertiginoso, más bien gusta de procesar el partido, si la situación lo amerita, desprende con velocidad, pero procura no saltar la línea de mediocampo, pues desde esta zona genera la mayor cantidad de ocasiones, cuando se asocian sus volantes y los delanteros fijan a los centrales adversarios.

Cruz Azul 

El Cruz Azul de Tomás Boy ha empezado a recobrar la voracidad ofensiva. De aquel equipo inofensivo, que en sus últimos tres torneos quedó fuera de la Liguilla por no marcar goles —apenas 49 en 51 partidos disputados—, ahora el conjunto cruzazulino luce un buen ataque que se ha posicionado entre los mejores del Clausura.

Con 10 goles marcados, La Máquina es de los equipos en la Liga MX que muestra una clara vocación ofensiva que también se traduce en la gran cantidad de ocasiones que ha generado en las porterías rivales: 79 remates, 33 de los cuales han ido directamente al marco contrario.

De cara al juego contra América, el equipo de Tomás Boy debe lucir todas sus cualidades ofensivas. Aunque llevan la misma cantidad de anotaciones; sin embargo, Cruz Azul se distingue por ser un cuadro que busca ser más vertical, es decir, no elaborar tanto sus jugadas, sino buscar llegarlo antes posible al área. 

Una de las palabras que más usa el Jefe para definir lo que quiere de su equipo es “dinamismo”. Para el entrenadores importante que su Máquina despliegue rápidamente hacia el ataque.

El esquema de Cruz Azul favorece la propuesta hacia el ataque. Su 4-3-3 está totalmente volcado a buscar goles; por ejemplo, en mediocampo Tomás deja en el centro a Rafael Baca como único contención natural, utilizando a los lados a Aldo Leao y Ariel Rojas como apoyo en la recuperación de la pelota, pero con una tarea más enfocada a proyectar a sus delanteros.

Aunque juega con un solo centro delantero, en la persona del paraguayo Jorge Benítez (goleador del equipo con tres tantos), en los extremos utiliza elementos veloces como Joffre Guerrón y Joao Rojas, aunque ahora le está dando lugar al español Víctor Vázquez.

En la banca también hay elementos desequilibrantes como Christian Giménez y Vicente Matías Vuoso; en el caso del Chaco, ha sido titular en varios juegos, debido a que Joffre aún no estaba listo, en tanto que el Toro había tenido pocos minutos debido a una baja de juego, pero el sábado contribuyó con una asistencia.

De acuerdo con las estadísticas de la Liga MX, a La Máquina le gusta tener la posesión de la pelota, pues hasta el momento promedia en sus seis primeros juegos del Clausura 70.1 por ciento.

En total Cruz Azul ha tenido tres mil 224 toques de balón, los cuales se reparten de la siguiente manera si se divide la cancha en cuatro partes: 346 (9.7 por ciento) han sido en su área y a los costados de ésta; mil 368 (38.3) han sido pasando el área hasta la línea de la media cancha; mil 582 (44.1) han sido ya en territorio rival, pasando del medio campo hasta el área; por último, 284 toques de balón (7.9) fueron ya en el área enemiga.

Esta distribución muestra como Cruz Azul intenta que la mayor parte de su juego se centre ya en campo del contrario, en donde ejerce arriba de 50 por ciento de toques que le da al balón por juego.

La Máquina necesita llegar a esta zona enemiga para ser efectiva, pues todos sus goles marcados hasta el momento se dieron en el área del rival; seis fueron con un remate o disparo, dos con la cabeza, mientras otro de penal.

Eso sí, los goles los ha repartido entre varios jugadores: Jorge Benítez es el líder goleador del equipo con tres tantos, de ahí Aldo Leao, Christian Giménez, Ariel Rojas, Fabio Santos, Julio César Domínguez, Joao Rojas y Joffre Guerrón tienen uno. 

Algunos puntos a resaltar en el ataque azulcrema: no ha marcado ni un gol de penal y solo uno proviene de la táctica fija, lo que evidencia que el juego de equipo es el que lo lleva a tener fortuna de cara al arco contrario, aunado a una pizca de suerte, como ocurrió en el juego de la Jornada 2 contra Atlas, cuando un centro de Sambueza fue desviado por el mediocampista rojinegro Álvaro González y acabó en el fondo del arco tapatío.

Lo más peligroso del ataque americanista es la capacidad de sus volantes para agregarse al frente, desde la segunda línea marcan el tiempo de la jugada y miden el momento del partido para convertirse en hombres de ataque.

Este sábado, América buscará la pelota, le gusta tenerla, sabe qué hacer con ella, habrá que ver si Cruz Azul sale a jugar abierto, de ser así habrá los espacios que anhelan los volantes y delanteros americanistas, de medio campo adelante, saben cómo hacer daño.