América vs. Pumas, razones para creer en ellos

El camino a la Final arranca esta noche en el estadio Azteca. América, con un mejor estado anímico, recibe a Universidad con la consigna de obtener un buen resultado y mantener la hegemonía que tiene sobre Pumas en Liguilla; en su caso, los del Pedregal tratarán de recuperar sensaciones y demostrar por qué fueron líderes generales

América y Pumas se enfrentaron en la jornada 17 del Apertura 2015
América y Pumas se enfrentaron en la jornada 17 del Apertura 2015 (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Estas son las razones por las que esta serie es muy atractiva 

AMÉRICA

POR SU HISTORIA

América es un equipo acostumbrado a jugar Liguillas,le sienta bien la fase grande, ahí están los títulos que reposan en sus vitrinas y que lo han convertido en el equipo más ganador del futbol mexicano.

Las Águilas son una escuadra a la que se debe respetar, porque se lo han ganado, además, en los cuartos de final fueron el equipo que más goles marcó (5), da igual si fueron derivados de la pelota parada, tuvieron su mérito de buscarlas jugadas que llevaron a esos goles.

Además, el equipo de Ambriz ha recuperado el tono futbolístico en el momento preciso, cerró el torneo jugando —precisamente— ante Pumas y ofreció un partido completo, en el que merecía más que un empate, pero se quedó con un buen estado anímico que validó en la serie contra León.

América se ha hecho un conjunto efectivo, no efectista, pero en las Liguillas lo que se precisa es contundencia para llegar al título.

POR SU PLANTILLA

Los libros de historia de América están cargados de páginas en las que se cuentan hazañas increíbles, han sido varias figuras las que han labrado el éxito de la institución y los jugadores actuales no son ajenos a ello. Sí, América tiene una plantilla rica en recursos, tipos que pueden desequilibrar cualquier partido y a cualquier adversario.

Línea por línea cuenta con jugadores de buen calibre, cotizados en el mercado nacional y queno se asustan en estos compromisos, algunos de categoría de selección nacional como Moisés Muñoz, Paul Aguilar, Pablo Aguilar, Miguel Samudio, Michael Arroyo y Oribe Peralta, destacan entre sus jugadores de selección.

Pero hay otros con los mismos galones: Rubens Sambueza, Osvaldo Martínez, Darío Benedetto, Darwin Quintero… todo el núcleo azulcrema es de buen pedigrí.

La nómina americanista está compuesta por jugadores calados, que se curtieron en ásperas trincheras antes de llegar a Coapa. Saben lo que representa el escudo y la exigencia del mismo, han demostrado estar a su altura y su sed de gloria no ha saciado.

EL HAMBRE DE AMBRIZ

Ignacio Ambriz se ha ganado al grupo. El entrenador de América—mediante trabajo— ha cambiado la percepción que había sobre su capacidad para dirigir a un equipo de la talla de las Águilas.

Ambriz trabaja de entrenador, no vendió espejos, poco a poco fue transmitiendo su idea futbolística, contagiando a los jugadores y convenciéndolos de sus conceptos.

Pasó por momentos de estrés, pero nunca perdió la estabilidad. Nacho fue capaz de hacer que su equipo se reencontrara en el momento oportuno, después de un periodo irregular, en el que su equipo jugaba a cara o cruz.

Pero llegó la Liguilla y en los cuartos de final encontró un funcionamiento adecuado; con dos caras bien reconocidas, persistente en la ida y resistente en la vuelta.

Leyó bien los momentos tanto de la ida como de la vuelta y supo cómo ajustar en cada escenario. Ambriz ha ido cumpliendo con cada uno de los objetivos que le pusieron en la mesa y que aceptó sin pestañear, porque nunca ha dudado de su capacidad.

En sus declaraciones ha privado la prudencia y la apertura a los cuestionamientos, pero que nadie dude que tiene unas ganas tremendas de triunfar, porque el mismo, desde el día de su presentación dijo que venía a ganar títulos. Está en la ruta de ello.

PUMAS

POR SU ESPÍRITU

Más allá de su condición de líder, Pumas es un equipo de una raza especial, una escuadra que no rehúye al enfrentamiento cuerpo a cuerpo, un conjunto que no rehúye a lo establecido, le gusta la anarquía para ser un equipo que juegue a pecho descubierto.

Ha resurgido después de un amargo trance y ha vuelto la mística, la lucha, la batalla, la capacidad de hacer guerra en cualquier escenario, no se intimida, porque prefiere caer de pie que la reclusión. Le motiva la camiseta de América y la atmósfera que genera, es más, podría decirse que será local en los dos estadios, porque su gente lo arropará y tendrá que sacar ventaja de ello. 

Habrá que ver si Universidad aprendió de lo ocurrido en los cuartos  de final, en la serie contra Vera cruz no ofreció su mejor versión, estuvo lejos de ella, se pone a prueba su capacidad para reinventarse. 

POR SU OFENSIVA Y POR CU

El ataque de Universidad fue el mejor en la fase regular, sus jugadores de ofensiva respondieron durante las 17 jornadas, el único partido en el que se quedaron sin convertir fue el duelo de ida en Veracruz.

Hace una semana, el equipo no se reconoció a sí mismo, pero jugar contra América implica otras cosas, es el momento para que Fidel Martínez, Matías Britos, Ismael Sosa y Eduardo Herrera den una muestra de ese poder que les caracterizó a lo largo de todo el torneo.

Un factor que también podría contar a favor del conjunto auriazul es que que cierra la eliminatoria en Ciudad Universitaria. A lo largo del Apertura 2015, Pumas hizo de su campo una tierra inexpugnable, solo Chiapas fue capaz de vencerlo, pero en todos los demás encuentros Universidad mostró su capacidad de resolución, jugar al mediodía se ha convertido en un arma y el estadio Olímpico hierve cuando las Águilas se plantan ahí. 

LA EXPERIENCIA DE MEMO

Pese a que su trayectoria como entrenador no es tan larga, Guillermo Vázquez Herrera ya cuenta con los argumentos para ubicarse como un timonel con experiencia en el torneo local.

El timonel de Pumas sabe cómo se juegan este tipo instancias, con Universidad y Cruz Azul ha llegado a finales, ganó con el cuadro del Pedregal y perdió otra, precisamente ante América, cuando dirigió a los celestes en el Clausura 2013.

Vázquez Herrera es un tipo que conoce la filosofía de Universidad, fue criado con la misma, nadie le puede contar la importancia que tiene este partido, él lo aprendió de su padre.

Memo entiende que esta serie puede fortalecer a su grupo de tal manera que lo reforzaría como el candidato más serio a ganar el campeonato. El Apertura 2015 fue un torneo en el que Universidad se conectó de tal manera que impuso su ley en la Liga, fue la mejor ofensiva con 37 goles en la fase regular, y la segunda mejor defensiva.

El entrenador volvió a encontrar la esencia del equipo, ajustó cada línea y recuperó jugadores que parecían. Memo y Pumas se han encontrado y fusionado como la pareja perfecta, es el momento de que esa mimetización se refleje en una estrategia que doblege a América y ponga a Pumas camino de su octava estrella.