América pierde a su capitán

Las Águilas sabrán hoy la magnitud de la lesión de Rubens Sambueza, quien no jugará contra Seattle, tampoco con Morelia y se esperaría para ver si llega al Clásico Nacional ante Chivas


Ciudad de México

La derrota que América sufrió ante Tigres tuvo secuelas más allá de las futbolísticas. Al minuto 86 Rubens Sambueza salió de cambio, minutos antes el capitán de América había caído en el área de Tigres, cuando fue a pelear un balón, no lo ganó y en la caída se golpeó el hombro izquierdo.

Sambueza fue atendido por el médico José Vázquez, abandonó el partido unos instantes y volvió al césped, pero no pudo más y tuvo que salir del partido. El rictus de Rubens avisaba que algo estaba mal, porque no es un tipo que se retire de la batalla a menos que el daño sea grave.

De hecho, Rubens fue llevado al vestidor para una mejor evaluación, en el vestuario se determinó que fuera conducido a un nosocomio de Monterrey, pero el jugador no pasó la noche en aquella ciudad, sino que volvió a la capital del país una vez que se descartó la fractura.

Este lunes será sometido a una resonancia para conocer la magnitud de la lesión, pero desde la directiva de las Águilas hay confianza en que los estudios arrojen que el daño no es tan grave. "Mañana (hoy) le toman una resonancia por la mañana, parece que nada más es una luxación, pero vamos a esperar, mañana (hoy) se confirma por la mañana, parece y no se ve tan grave y ojalá pueda estar bien", comentó Ricardo Peláez, presidente deportivo de las Águilas.

De confirmarse el pronóstico, el tiempo que Rubens estaría fuera de actividad rondaría las dos o tres semanas. Es un hecho que el capitán no estará el miércoles en el juego de vuelta de los cuartos de final de la Concachampions, contra el Seattle Sounders, una eliminatoria de suma importancia para la institución, pero se prevé que el equipo no tenga problemas mayúsculos para solventarla, por los dos goles que marcaron de visitante y por el hecho de estar en casa.

Otro partido para el que estaría descartado Sambueza sería el juego de la Jornada 9, en el estadio Azteca contra Morelia. El día en el que se homenajeará a Cuauhtémoc Blanco, de hecho, esa tarde Rubens le iba a ceder el gafete de capitán.

Lo que se espera en Coapa es que Sambueza pueda llegar al Clásico Nacional del 13 de marzo en el estadio de Chivas, porque es un partido en el que se necesita el carácter y el temperamento del líder del equipo, en principio los plazos no se ajustarían al tiempo de recuperación, pero eso lo irá determinando la evolución de la lesión.

UNA GRAN AUSENCIA

La baja de Rubens representa una pérdida importante para el equipo de Ignacio Ambriz, primero en lo moral, porque Sambu es un líder nato que transmite y contagia carácter al resto del equipo. Es el jugador que habla fuerte e insta a los demás a dar lo mejor en el campo de juego. Pero es en lo futbolístico donde más lo echará de menos América, porque Rubens estaba cuajando una muy buena temporada.

Sambueza había tomado la bandera del club y lideraba al pelotón desde el juego, irradiando personalidad al equipo. Pedía la pelota y ejercía de plano cartesiano, su intervencionismo en el juego era cada vez más capital. La semana pasada dio las dos asistencias en el juego de la Concachampions y en el mismo partido contra Tigres gestó la acción en la que las Águilas se fueron al frente en el marcador.

En cada jornada que había disputado, el mediocampista había intervenido en acciones que subieron a la pizarra. En el plano personal había colaborado con tres anotaciones, su desequilibrio y su capacidad para generar juego estaban en plenitud, porque se asociaba con sus compañeros, tanto en lo defensivo como en lo ofensivo.

Hoy se sabrá cuánto tiempo pierde América a su general, Rubens trabajará en volver en el mismo estado futbolístico que estaba demostrando. Toca el turno para que alguien más dé un paso adelante, porque la lesión de Sambueza llega en una etapa en la que el torneo precisa no tener más fallos.