Vuelven los especialistas

Ignacio Ambriz recupera a jugadores de peso para el partido contra Atlas, mismos que deben darle un plus de calidad y un mejor rostro futbolístico


Bendetto, Oribe Peralta y Moisés Muñoz
Bendetto, Oribe Peralta y Moisés Muñoz (Mexsport)

Ciudad de México

Cuando América volvió de la pretemporada de Playa del Carmen se celebraba que la plantilla había regresado a la capital del país sin lesionados.

La nómina era corta, porque había jugadores que estaban en otros compromisos, pero se esperaba que cuando éstos se unieran al grupo lo harían sanos y salvos. Sin embargo, todos los planes se torcieron en la gira por Estados Unidos.

La International Champions Cup serviría para ir calibrando al equipo, para que los jugadores disponibles fueran asimilando la filosofía de Ignacio Ambriz, pero ahí empezó el calvario de lesiones. El primero en caer fue Darío Benedetto, le siguieron Miguel Samudio, Paolo Goltz y Rubens Sambueza. Empezó a complicarse el panorama para Nacho. El entrenador perdía cuatro jugadores que se bajaban del partido de la primera jornada de la Liga contra Puebla, ausencias que se sumaban a las de Moisés Muñoz, Paul Aguilar, Oribe Peralta, Ventura Alvarado y Martín Zúñiga.

Tanto la directiva como el entrenador sabían del riesgo que representaba arrancar la Liga sin la plantilla completa, porque son jugadores capitales, hasta siete titulares. Algunos, "especialistas", como los llamó Ricardo Peláez. El presidente deportivo pidió que la derrota en el Campeón de Campeones ante Santos fuera evaluada con todos los inconvenientes, porque América se había quedado sin centros delanteros y sin el portero titular.

Llegó la visita a Puebla y el resultado es sabido, un 4-2 adverso que reavivó las dudas que la grada tiene sobre la capacidad de Ambriz. El entrenador se ha mostrado estoico, no buscó excusarse en las ausencias, pero es inevitable no reparar en ellas, porque ante La Franja la gasolina le duró poco al equipo y después le faltó capacidad de reacción y, sobre todo, el empaque que tienen estos jugadores.

Poco a poco se han ido reintegrando los ausentes. Moisés, Paul, Oribe y Zúñiga trabajaron desde el martes con el equipo. Muñoz, Ventura y Benedetto jugaron de arranque en el partido contra el Benfica, y Zúñiga relevó al Pipa en el mismo compromiso. Es cierto que aún no se nota una evolución en América y será el paso de los días y la capacidad receptiva de los jugadores lo que dicte cómo se acoplan a la idea de Ambriz.

Desde la enfermería se siguen esperando mejores noticias. Goltz podría tener el alta médica para el juego contra Atlas. De Rubens Sambueza se aguarda una mejora del esguince de tobillo que sufre y su presencia contra el Atlas no está garantizada.

Miguel Samudio es quien no volvería a jugar por sus molestias musculares. Sin embargo, lo que ha recuperado Ambriz sí obligaría a que América muestre un salto de calidad y una evolución en su juego, pues el equipo ya tendrá jugadores de mejor calidad que le deben dar un plus y, sobre todo, mayores garantías que lo lleven a un rendimiento de mejor competencia para aspirar a lograr el triunfo sobre el Atlas de Gustavo Matosas Ni la directiva ni el entrenador salieron satisfechos del estadio BUAP el domingo pasado, la atenuante de las ausencias por los seleccionados ya no tendrá validez, porque las lesiones son parte del deporte y hay que estar listos para reaccionar a ello. Está claro, América debe mostrar un rostro más reconocible el sábado.