El fracaso azulcrema

América terminó este 2015 con las manos vacías; en este mes quedó fuera de la Liguilla del Apertura 2015 en semifinales ante Pumas, y cayó en su debut en el Mundial de Clubes ante el Guabhzhou Evergrande 

Moisés Muñoz
Moisés Muñoz (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

La escuadra dirigida por Ignacio Ambriz tuvo un cierre de año para el olvido. En el torneo local, Pumas los eliminó en la fase de semifinales, teniendo como único aliciente el Mundial de Clubes, donde cayó ante el Guangzhou

UN AMÉRICA DE REMONTADAS

En la primera mitad de este 2015, América tenía en el timonel a Gustavo Matosas, con quien logró coronarse como campeón de la Liga de Campeones de CONCACAF, donde en dos ocasiones se vieron obligados a remontar.

En las semifinales ante el Herediano, las Águilas se vieron en desventaja 3-0 lo que les obligó sacar el resultado en el Azteca si querían avanzar a la final. La historia fue distinta en el encuentro de vuelta, los de Coapa remontaron 6-0, dándole la oportunidad de buscar el título ante el Montreal Impact.

La final se jugó a dos partidos, en el de ida en el Coloso de Santa Úrsula, empataron 1-1 estando obligados a vencer al Impact en Montreal. Ya en una ciudad poca afectiva al futbol, América se consagró campeón al imponerse tras un marcador de 4-2.

LA AUSENCIA DE GOLEO CON AMBRIZ

El verano trajo consigo cambios en la plantilla de los azulcremas, desde el técnico a incorporaciones y bajas de jugadores. Ignacio Ambriz tomó las riendas del equipo, llegando con una gran incógnita, ya que se trataba de un estratega joven y sin campeonatos ganados en su cartera.

Lograron clasificar a la Liguilla desde la posición seis con 28 puntos, donde solo consiguió nueve triunfos, un empate y siete derrotas, las cuales cuatro fueron en casa.

Aunque las Águilas llegaron a las semifinales del Apertura 2015 teniendo un plantel con posibilidades de una final más, su poca efectividad ante las porterías contrarias les llevó a quedar fuera de la pelea por su décimo tercer título. Incluso uno de los factores que más preocupó a esta oncena fue la indisciplina que se mostró en cada encuentro, donde en 180 minutos de semifinales sufrieron de cuatro expulsiones.

Después de quedar fuera de la Liguilla del A2015, América tenía la obligación de jugar ante el Barcelona en el Mundialito, pero antes tenía que vencer al Guabhzhou Evergrande; la situación no fue como se planeó al salir de la Ciudad de México, la oncena China remontó un 1-0 y venció a los representativos mexicanos, dejando un mal sabor y un cierre del año para el olvido.