Querétaro vs América: Duelo de contrastes

Las Águilas buscarán romper su estadística negativa y embalarse a la Liguilla; los Gallos siguen en ascenso futbolístico

América, en un festejo de gol
América, en un festejo de gol (Mexsport)

Ciudad de México

Cinco partidos sin ganar en casa, es la cantidad de encuentros que suma el América sin conocer la victoria en el Estadio Azteca. La última vez que las Águilas se impusieron en el Coloso de Santa Úrsula fue el 1 de febrero, ante el Atlante, por marcador de 1-0.

Este sábado tendrá una nueva oportunidad para resarcir la negativa estadística y así brindarle un triunfo a su afición. Pero enfrente estarán unos Gallos Blancos del Querétaro que acumulan 4 cotejos sin descalabro. América, que suma 23 unidades y posibilidades de calificarse a la i esta por el título, no sabe lo que es perder ante su rival en turno en los últimos 11 duelos en los que ha sido local recibiendo a los ahora dirigidos por Ignacio Ambriz, con saldo de diez victorias y solo un empate. Mientras que, los Gallos Blancos, con 20 unidades, están de lleno en la pelea por un sitio a la Liguilla, aunque no dependen solo de ellos y eso los obliga aún más a sacar unidades de este compromiso.

DESDE 1990, los Gallos Blancos no se imponen en la cancha del Estadio Azteca; acumulan 11 visitas sin conocer el éxito en Santa Úrsula.


Las Águilas de Antonio Mohamed recibirán a los Gallos con arsenal ofensivo completo. Y es que, luego de un partido de suspensión tras ser expulsado en el duelo de la Jornada 14, ante Cruz Azul por reclamar a Fernando Guerrero, el árbitro de aquel encuentro, Rubens Sambueza ya está a disposición de su técnico. "Voy a decidir hasta el último minuto si es que se utiliza a Rubens, pero sabemos de la capacidad que tiene para hacer diferencia en la cancha. Él tiene que tomar conciencia de sus actos y entender que es importante el equipo", dijo el Turco Mohamed de cara al último cotejo de las Águilas en la fase regular, en el Azteca.

GALLOS DE PELEA

Adolfo Ríos, presidente del Querétaro, manifestó que pese a la incertidumbre que se vive por una posible desafiliación al término de este torneo, sus jugadores se han muerto en la raya por salvaguardar el orgullo: "Somos un equipo que no ha bajado los brazos, que no busca pretextos. Ganarle al América es muy difícil".