Goles para el Centenario

Darío Benedetto fue el mejor anotador de América en 2015, para el naciente 2016, el Pipaapunta a ser la referencia en el ataque del club, que celebrará sus cien años de existencia

Darío Benedetto
Darío Benedetto (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Darío Benedetto validó su llegada a América, el delantero de origen argentino aterrizó en Coapa hace un año, en su mente tenía la idea de trascender, alcanzar el éxito y los goles que lo convirtieran en un referente en el eje de ataque azulcrema. Su fichaje era el salto de calidad que había peleado desde hace varios años. “Me siento orgulloso de vestir esta camiseta, me costó mucho trabajo, mucho sacrificio ganarme el lugar en el que ahora estoy”, señala.

El Pipa es un jornalero, un atacante que no vive estático en el área, sino que busca el momento, la situación y la zona en la que más daño pueda causar. Tiene capacidad para asociarse con sus compañeros, no pierde la ambición natural de cualquier centro delantero, pero prioriza el beneficio colectivo al egoísmo personal. Encajó a la perfección en el vestuario, encontró rápidamente cómplices, sobre todo, aquellos que tienen el mismo pasaporte, pero es un tipo de buen rollo.

Su primer festejo como jugador de América llegó con un remate con la cabeza (partido de la Jornada 4 del Clausura 2015) en el estadio Azteca ante Tigres. Ahí empezó su cosecha que lo llevó a lograr 24 goles en su primer año como azulcrema. En ese torneo, también marcó su primer gol en uno de los clásicos, ante Pumas en CU en la Jornada 7.

Pero la mejor noche que vivió e hizo vibrar al americanismo llegó en el juego de vuelta de la Final de la Concachampions, Darío enfrió el estadio Olímpico de Montreal, un hat-trick le permitió a las Águilas conseguir un título internacional. Fue, junto con Oribe Peralta, el mejor anotador de dicha competencia con siete anotaciones. “Fue el partido más importante, ojalá me pueda llegar a superar aún más”, comenta como muestra de sana ambición.

En el pasado Apertura 2015, se levantó como el atacante más efectivo del conjunto de Ignacio Ambriz, un torneo en el que también dio muestras de madurez, porque fue criticado por los yerros que tuvo en el partido contra Atlas de la Jornada 2, esa misma tarde marcó un gol, pero falló otras ocasiones. Darío guardó silencio, sabía que llegaría el momento para marcar los goles y así fue. Entró en una racha en la que sus goles fueron vitales para que América ligara cinco victorias en fila. Volvió a saborear el grito de gol en otro de los clásicos, ahora contra Cruz Azul en la Jornada 7, en el estadio Azul.

Vino una expulsión y las lesiones le cortaron el ritmo goleador, pero no bajó los brazos, en Toluca marcó el gol que amarró la calificación a la Liguilla, en los cuartos de final, contra León, convirtió en los dos partidos. Y en el Mundial de Clubes le anotó al Mazembe, para cerrar su cosecha goleadora en su primer año como delantero de América.

CRECIMIENTO

El 2016 que recién inicia es un año especial para América, por la celebración del Centenario del club, la atención estará puesta en cada partido de las Águilas, la directiva y el mismo equipo han refrendado el compromiso de festejar con títulos los cien años de la institución.

“El equipo tiene hambre de lograr grandes cosas, está comprometido. La gente no tiene que perder la confianza hacia nosotros, sabemos las cosas que nos jugamos y que le debemos mucho a la afición que siempre está presente, pedirles que vuelvan a confiar en nosotros”. Darío Benedetto tiene hambre de gloria, dice que un delantero deber ser “insistente y cuando las cosas no salen, hay que tratar de seguir trabajando porque en algún momento van a salir”.

Sus números son positivos, pero el Pipa sabe que aún hay trecho por mejorar. “Me gusta seguir aprendiendo, tengo 25 años y tengo muchas cosas por aprender”, pero sabe que debe dar lo mejor de sí para que el equipo tenga los resultados esperados. “El delantero vive del gol, pero es más importante que se saque un buen resultado para bien de todos, hay que dejar lo mejor en los partidos”.

El año del Centenario ha iniciado, América desea ser protagonista y los goles de Darío Benedetto serán fundamentales, el Pipa está llamado a ser el hombre gol de las Águilas en un 2016 histórico para la institución más ganadora del futbol mexicano.