Los más grandes en crisis

América y Chivas pasan por un momento de inestabilidad futbolística y de resultados. Los de Coapa han perdido peso en su casa y los tapatíos no logran salir de su funcionamiento de claroscuros.

Chivas y América pasa por mal momento
Chivas y América pasa por mal momento (Mexsport)

Ciudad de México

Aunque el Estadio Azteca, históricamente, representa la fortaleza más grande del América, su mejor aliado en batallas importantes, pues es el recinto donde ha cosechado títulos y victorias impensables, en la actual realidad las Águilas acumulan solo descalabros en el coloso de Santa Úrsula. Los dirigidos por Antonio Mohamed no consiguen una victoria como locales desde el 1 de febrero, cuando se impusieron por 1-0 al Atlante.

Contrario a lo que se esperaba bajo el mando del Turco, el cuadro azulcrema ha perdido potencia como local, y ha dejado escapar varios puntos, que podrían repercutirle en sus aspiraciones por la clasificación a la Liguilla. Durante la etapa de Miguel Herrera en el timón del América; el Piojo no perdió más de dos encuentros de manera consecutiva. De hecho, el ahora entrenador de la selección mexicana, mantuvo invicta a su escuadra durante toda la fase regular del pasado Torneo Apertura 2013 en los 8 cotejos que sostuvo en el Azteca, con siete triunfos y un empate.

Descalabros ante Pachuca, Pumas y Santos, en el actual curso es el saldo inmediato y negativo de las Águilas en sus últimas tres apariciones como locales. Y aunque el director técnico azulcrema menosprecie la estadística en contra, la escuadra de Coapa ha dejado escapar oportunidades de revertir esta situación, cimentando un tortuoso andar en la Liga MX: “Uno aspira aganar siempre y más como local; trabajamos para salir adelante, y tenemos que hacer valer nuestra casa siempre, en todo momento”, comentó el Turco el 21 de febrero, previo al enfrentamiento contra Universidad.

Luego de la derrota ante Santos, la mayoría de los aficionados americanistas en el Azteca, estallaron de impotencia y comenzaron a corear: “Piojo, Piojo”, en contra del desempeño del equipo, pues el mal manejo del encuentro, la poca lucidez en la zona de ataque y la nula reacción por parte de los jugadores azulcremas en el campo, así como los movimientos defensivos del banquillo, exasperaron a los cerca de 32 mil aficionados que se dieron cita en la casa de su equipo.

CAMINO COMPLEJO

Por si fuera poco, América recibirá tres visitas en los juegos que le restan en su terruño: Veracruz, sediento de ganar unidades; Cruz Azul, líder del curso del torneo, y Querétaro, quizá un sinodal a modo, son los rivales que figuran en la agenda de Mohamed para intentar recuperar el crédito perdido en sus últimos compromisos como local.

Con apenas la mitad de unidades conseguidas, 15 de 30, las Águilas empiezan a adolecer el haber dejado ir puntos valiosos cuando tenía todo a su favor. Así, con incertidumbre y un futuro nebuloso, los pupilos del Turco tendrán que sortear pruebas de alta demanda futbolística, pese a ser locales.

CHIVAS

El 2014 estaba presupuestado como la resurrección deportiva de Chivas; sin embargo, los cambios estructurales que vivió el Rebaño Sagrado no han tenido los efectos deportivos que se esperaban. El conjunto tapatío sigue sin arrancar en el Clausura2014, no hay una continuidad en su juego y la imagen que se ofrece dista mucho de hacerle un cuadro competitivo y aspirante a pelear por el campeonato.

Para el torneo actual, el Rebaño contó con las incorporaciones de Gerardo Rodríguez, Jair Pereira, Israel Castro, Julio Gómez y el retorno de Omar Bravo. Además de la vuelta al banquillo de José Luis Real. El cuadro tapatío solo agregó un jugador de experiencia en ataque, pues Rodríguez, Pereira y Castro sonde corte defensivo y Gómez sigue siendo un chico en formación. Con ello, Chivas pretendía mostrar una revolución futbolística, una tarea a emprender sin Marco Fabián, pues se le dio salida al volante que recaló en Cruz Azul.

El torneo de Chivas arrancó enTorreón, el grupo de José Luis Real dejó buenas sensaciones, por la plaza y el rival, había la percepción de que este año sería diferente para la causa rojiblanca. El tono estadístico se mantuvo en la segunda fecha, pero el futbolístico empezó a generar dudas, ante Jaguares vivió una tarde de claroscuros quematizó un tanto de Aldo de Nigris. Los jugadores no se conectaban y el volumen de juego era paupérrimo.

Pasaban los días y las jornadas y Chivas no lograba encadenar buenos partidos, tampoco aprovechaba las circunstancias a su favor, no perdía, pero lo ofrecido en la cancha no llenaba el ojo. En Veracruz iba arriba en el marcador, tuvo un hombre demás y no fue capaz de pasar del empate. Con Atlante se encontró con un buen gol de Gerardo Rodríguez para rescatar las naves. No se percibía una evolución futbolística.

Cayó como local ante Cruz Azul, un partido en el que no le pudo hacer frente a La Máquina y en el que evidenció su precariedad, tres minutos fueron suficientes para sucumbir ante los celestes. Un par de triunfos, ante Puebla y Querétaro, maquillaron la condición futbolística del Rebaño Sagrado. Se ganaba, pero no se convencía.

Entonces llegó la racha de tres juegos sin ganar y sin marcar, momentos puntuales en los que Chivas ha quedado corto y por debajo de lo que se pretendía. En Toluca el equipo se echó atrás, careció de remates a gol y su racanería fue penalizada con un gol de Isaac Brizuela. Con Tigres fue incapaz de marcarle gol a uno de los equipos que atravesaba una racha inestable, y el pasado viernes, ante Tijuana, otra vez el mismo rostro inoperante ycarente de juego ofensivo.

Chivas no es protagonista, no juega bien, no transmite buenas sensaciones, no es un equipo reconocible, pero sí uno inestable. La revolución rojiblanca es una utopía, el cuadro de Real se ha estancado y no ha evolucionado. La siguiente semana enfrentará al campeón León y luego tendrá dos clásicos, primero con Atlas y luego con América.