No hay que bajar los brazos

Ricardo Peláez, presidente deportivo de América, señaló que en el aniversario 99 del club, se celebra y refrenda el compromiso y la exigencia por seguir cosechando éxitos deportivos


Ciudad de México

América celebró su 99 aniversario de manera discreta, no hubo cohetones, esos están reservados para el gran acontecimiento que será el Centenario. Las Águilas se enfocan en el presente, en la estabilidad que le conceden los números positivos que han hecho olvidar los días de crisis.

El club vive en la bonanza, esa que dan los títulos y las buenas sensaciones, lleva cuatro años así, con la llegada de Ricardo Peláez y José Romano a la presidencia deportiva y operativa, el proyecto se reorganizó para devolverle a la institución el protagonismo extraviado.

Ayer, en Coapa hubo agradecimiento, convivencia con aficionados, una misa para dar gracias y pedir más jornadas dulces, después una comida con todas las personas que laboran en el club, para reforzar el sentido de pertenencia y ratificar el compromiso por mantener la estela de los últimos años.

Ricardo Peláez, presidente deportivo de las Águilas, habló de la importancia de todas las personas que han pasado por Coapa y que han dejado su legado para hacer de América el equipo más ganador, en entrevista con La Afición, aceptó que siempre es mejor festejar con el entorno actual que con uno más negativo.

"La verdad que sí, es como cuando vienes de ganar un partido y tienes enfrente otro encuentro, trabajas con más facilidad es mejor corregir ganando que perdiendo, tienes mejor ambiente y ahora estamos bien, muy contentos, recuerdo que hace casi cuatro años, cuando me presentaban, decía que ojalá pudiéramos ganar un título antes de los cien años, afortunadamente y gracias a la exigencia de la afición, al trabajo de los jugadores y de los entrenadores que han estado hemos ganado dos Ligas y una Concachampions, pero la exigencia sigue y es permanente, queremos ganar otro título, porque los objetivos son los mismos y siempre serán altos en esta institución", dijo Peláez Linares.

El presidente deportivo desea que el equipo mantenga el pulso en la Liga, que en los compromisos inmediatos se siga trascendiendo, sobre todo porque se trata de un club en el que "no puedes bajar los brazos, no puedes decir 'ya cumplí', 'ya entregué'; aquí la gente quiere resultados. Vamos a tener un partido muy difícil contra Tijuana y no te puedes tirar a una zona de confort, no te puedes relajar ningún momento, ni como jugador ni como entrenador ni como directivo, la exigencia me dice que hay que ganar permanentemente, porque la afición está exigiendo otro título, y así será por los siglos de los siglos esté quien esté".

Peláez también habló del trabajo de Ignacio Ambriz, un entrenador que fue cuestionado, pero que ha mantenido al conjunto en un plano competitivo, incluso se dijo "sorprendido por la forma y el trabajo que ejecuta en cada entrenamiento". Explicó que "Nacho trabaja con porteros, defensas, volantes de recuperación, volantes ofensivos, delanteros, trabaja todo lo que es un sistema de juego, porque un sistema de juego no es el parado táctico, si no cuáles son las funciones para defender y atacar del equipo, el equilibrio, el orden; estoy muy sorprendido y contento, porque nos hemos mantenido en zona de calificación, estamos bien en Concachampions e ilusionados de poder hacer un muy buen papel en el Mundial de Clubes", en diciembre próximo.

Y de cara al Centenario, Ricardo Peláez señaló que se alistan diversas actividades para que sea una fiesta inolvidable. "Lo que hagamos va a ser poco para nuestra grandísima afición, la idea es festejar con ellos, darle a la gente muchos eventos consecutivos, van a haber varias cosas importantes, a lo mejor un partido, veremos si viene un equipo grande, a lo mejor un libro... queremos que sea un torneo para festejar los cien años, por supuesto que serán cosas importantes porque así lo exige", concluyó.