A dar el siguiente paso

La selección varonil de voleibol debuta en el Mundial el sábado en un grupo complicado; su aspiración es demostrar el progreso que se ha alcanzado

La selección mexicana de voleibol
La selección mexicana de voleibol (Santiago Chaparro)

Ciudad de México

Hace cuatro años los 14 integrantes de la selección mexicana de voleibol varonil consiguieron el decimotercer lugar en el Campeonato Mundial de Italia, y con ello, abrieron las puertas para que llegara el apoyo que necesitaba este deporte en el país para que comenzara a surgir.

Un ciclo después, son ocho de esos mismos seleccionados los que conforman la escuadra que clasificó de manera consecutiva a un Mundial, donde el entrenador Sergio Hernández, involucrado en ambos procesos, es quien mejor conoce al equipo que participará en Polonia 2014 y las razones por las cuales se empiezan a notar resultados positivos.

"Siempre hemos tenido generaciones buenas, lo que no teníamos era dinero. A los dirigentes les asustaba que un equipo fuera a competir porque involucra mucho gasto. A veces hay dinero para la competencia, pero no para la preparación, pero afortunadamente ya tenemos el apoyo para tener tres o cuatro meses de preparación de cuatro años para acá", explicó Hernández.

Sin embargo, eso no es suficiente para estar al nivel de las mejores selecciones del mundo, pues Sergio asegura que se deben tener como mínimo 80 partidos de preparación, y México no llegó a los 50.

A pesar de ello, el combinado nacional ya comienza a sobresalir de manera profesional dentro del mundo del voleibol, pues estar entre las 24 naciones participantes de un Mundial significa un mayor reto y el objetivo en Polonia es por lo menos igualar lo conseguido en Italia.

"Todos tenemos en mente mejorar ese treceavo lugar, pero en un Mundial no es fácil", mencionó Jorge Quiñones, veterano del equipo. "Con mucho esfuerzo y sacrificio lo logramos, pero nos estamos preparando para dar ese brinco. Con los resultados de los últimos años, los otros equipos ya se preocupan por México".

Aunado a esto, el pelotón que le tocó a México cuenta con rivales de alto nivel mundial.

"Nos ha tocado un grupo tremendamente competitivo. Rusia, campeón olímpico, Canadá entre los diez mejores, China, el segundo lugar asiático, Egipto, segundo lugar africano y Bulgaria, cuarto sitio olímpico. No hay rivales fáciles en un Mundial, pero lo importante es que estamos ahí."

Entre los seleccionados además se encuentran jugadores con experiencia en Ligas europeas, como es el caso del capitán Carlos Guerra y Gustavo Meyer, quienes militan en el Chênois Genève de Suiza y quienes también estuvieron presentes en Italia 2010.