Quieren paz en el juego de León contra Chivas

Un integrante de la porra de Los De Arriba aseguró que espera que los problemas de fanatismo queden atrás y no haya violencia en el juego del sábado.

Aficionados de Léon y Chivas en un juego pasado
Aficionados de Léon y Chivas en un juego pasado

León

Los hechos violentos de torneos anteriores entre las porras de León y Chivas, han provocado que este partido sea catalogado como de "alto riesgo" para la Federación Mexicana de Fútbol, sin embargo en la actualidad la situación está tomando un rumbo diferente en las tribunas.

El próximo sábado en el Estadio León, en partido correspondiente a la jornada 13 del Apertura 2014, nuevamente se enfrentaran ambos equipos esperando que los problemas de fanatismo queden atrás, así lo aseguró un integrante de la porra de Los De Arriba.

"Eso fue algo del pasado, ahorita está todo tranquilo, todo bien y la gente puede venir sin preocupación, todo está en paz ahorita entre León y la Irreverente, nos comentó la directiva que hay que estar sin nada de violencia, todo quedó en el pasado y ojalá no vuelva a pasar".

Por su parte un integrante de la Irreverente, barra de las Chivas, coincide en dejar atrás la violencia y declara que no realizarán actos que pudieran ser interpretados como provocaciones.

"Nosotros vamos a lo nuestro que es apoyar al equipo y no vamos a buscar problemas con ningún tipo de gente, sin importar lo que sucedió en los eventos pasados ahorita estamos tranquilos en ese aspecto, no hay que exponer nuestras vidas haciendo cosas que puedan interpretarse como provocación para la afición de León, tenemos 16 partidos más para apoyar de la manera que nos gusta hacerlo.

"A pesar de la violencia gracias a Dios no ha habido algo que lamentar, si hemos tenido algunos heridos en partidos anteriores pero afortunadamente no pasa de eso, esperemos que no se repitan este tipo de problemas", añadió el integrante de la porra.

Con este 'pacto' entre ambas porras quedarían atrás los sucesos donde un aficionado chiva fue herido de bala en la ciudad de León, lo que provocó la búsqueda de venganza para el partido en Guadalajara donde aficionados al rebaño agredieron y apedrearon autobuses con gente que iba apoyando al conjunto esmeralda.