Sus padres, los peores ‘enemigos’ de los deportistas

Lionel Messi, Neymar, Arantxa Sánchez Vicario e Iker Casillas han tenido conflictos con sus progenitores tras malos manejos en sus finanzas 

Lionel Messi,  Neymar, Arantxa  Sánchez Vicario e Iker Casillas
Lionel Messi, Neymar, Arantxa Sánchez Vicario e Iker Casillas (Reuters y AP )

CIUDAD DE MÉXICO

Confiar en los padres es lo más lógico, pero no siempre es la mejor opción.

Lionel Messi, Neymar, Arantxa Sánchez Vicario e Iker Casillas han tenido una mala experiencia, incluso, los dos últimos se distanciaron de ellos por asuntos de dinero.

Los padres del argentino Lionel Messi y del brasileño Neymar han sido tan claves en guiar el éxito de ambas superestrellas del futbol como por el manejo de sus fortunas.

Pero ambos progenitores están señalados en casos de evasión de impuestos o inversiones dudosas con el dinero que sus hijos produjeron en las canchas.

Messi está mencionado en el escándalo mundial de los paraísos fiscales de los 'Panama Papers'. Neymar estuvo bajo investigación por maniobras turbias en Brasil y en España.

Los Messi irán al banquillo en Barcelona por un presunto fraude fiscal de 4,16 millones de euros (4,72 millones de dólares) por derechos de imagen entre 2007 y 2009 a través de empresas pantalla en Belice y Uruguay.

Frente al escándalo de los 'Panama Papers', la familia esta vez rompió rápidamente el silencio con un duro contraataque. En un comunicado se reconoció la existencia de la sociedad 'offshore' pero que era "totalmente inactiva".

Por su parte, el padre del brasileño Neymar Da Silva Santos, nunca quiso ser un mero espectador del éxito del hijo y no tardó en ver el potencial deportivo y económico que tenían las habilidades de su primogénito.

La fiscalía brasileña había denunciado al estelar delantero y a su padre por evadir impuestos y falsificar documentos entre 2006, cuando aún era joven promesa del Santos, y en 2013, cuando fichó por el Barcelona.

Pero tanto el padre de Messi como el de Neymar siguen al frente de las carreras de sus hijos, pero en el caso de los progenitores de Arantxa Sánchez Vicario e Iker Casillas la historia fue muy diferente.

En el caso de la ex tenista reveló en el 2012 que sus padres la despojaron del dinero que ganó durante su carrera deportiva.

Entonces, durante la presentación de autobiografía, la menor de los Sánchez Vicario, evitó referirse a temas económicos porque, dijo, "todos esos temas están en manos de los abogados".

"Me han dejado sin nada, estoy endeudada con Hacienda y mis propiedades son muy inferiores a las que tiene por ejemplo mi hermano Javier, que a lo largo de su carrera ha ganado mucho menos que yo", afirmó en sus memorias publicadas.

Por su parte, el ahora arquero del Porto tuvo una tensa relación con sus padres en el 2013, cuando decidió quitarles el control sobre sus gestiones económicas y sus derechos de imagen.

La firma tenía un activo de 13,12 millones de euros y aunque la ruptura se trató de hacer lejos de los reflectores, de a poco en la prensa el mal manejo de estos sobre el dinero del capitán de la selección española.

Ambas partes siempre lo negaron, incluso tras la salida del arquero del Real Madrid, sus padres fueron los encargados de acusar a Florentino de una campaña contra Iker.