La Afición cumple 86 años

El 25 de diciembre de 1930 salió el primer número del entonces semanario La Afición, el primer diario deportivo de México. 

La Afición cumple 86 años
La Afición cumple 86 años (La Afición )

CIUDAD DE MÉXICO

Fue 1930 y no iba a ser fácil vender "una hoja en la que no se hable de información de política, sólo de deportes", Alejandro Aguilar Reyes, Fray Nano, lo sabía, pero aun así no dejó esa empresa al aire. En su aventura llevó consigo a dos, además de amigos, grandes periodistas deportivos: Carlos Quirós, Monosabio, y Mario Fernández, Don Facundo. México venía de un proceso difícil tras la elección de Pascual Ortiz Rubio como presidente de la República. La contienda electoral fue contra el candidato obregonista Aarón Sáenz y el ex rector de la UNAM José Vasconcelos.

Uno de los grandes impulsores también fue Fernando Manuel Campos, quien firmaba sus escritos como Fray Kempis. Fue un gran impulsor del beisbol mexicano, amigo de Fray Nano (gracias a él comenzó a utilizar el seudónimo). Por un tiempo fue redactor de La Afición, pero se distanció de Alejandro Aguilar y sus letras desaparecieron de la naciente publicación.

En diciembre, Fray Nano se decidió a llevar a cabo su sueño, tenía 30 años y ya había ayudado a fundar la Liga Mexicana de Verano de Beisbol. Su experiencia era de respetarse, pues fue redactor en El Universal y El Universal Gráfico, llegando a dirigir las secciones deportivas de esos diarios. Finalmente, luego de muchas reuniones de trabajo y los desvelos propios del oficio, se lanzó a la calle el primero número de La Afición,Semanario de Deportes y Toros.

La publicación era la primera de su clase vista en el país. La portada número uno del año uno (25 de diciembre de 1930) tenía como encabezado principal la noticia de que el equipo de Fabriles (que luego serían los Aztecas de Homobono Márquez) había ganado la serie a la novena de Peñoles. También se publicaron dos fotografías del juego a beneficio que sostuvo el Necaxa contra el Real España.

Los primeros silueteados de imágenes que tuvo se dieron ese mismo día, cuando Alfredo Gaona y el pugilista chileno Aguilar se mostraban en su preparación para el pleito que llevarían a cabo en la Arena Nacional (que posteriormente sería El Palacio Chino). La edición costó cinco centavos por ocho planas y fue suscrito como artículo de segunda clase en ese mismo año.

El semanario no sólo tuvo el éxito que tanto necesitaba una apuesta tan nueva en el mercado de las publicaciones. Se mantuvo no sin los sacrificios habituales de un negocio que debía recuperar la inversión.

Desde ese día, cada jueves aparecía La Afición. Desde entonces, y como rescataron los cronistas deportivos en 1961, cuando muere Fray Nano, se estableció la rutina del periodista que abría la edición de su diario cuando comenzaba a caer el sol en la Ciudad de México y se quedaba a ver el proceso de tiraje. Se iba a casa con la publicación en la mano, la cual revisaba al despertar. Todavía tenía que corregir algunas cosas del impreso para que al otro número no se volvieran a cometer los errores. Pensar que se podía sacar a la venta más de un ejemplar a la semana se antojaba más que difícil. Sin embargo, el empuje de Fray Nano, pudo contra eso.

La Afición no dejó de crecer

En diciembre de 1931, un año después de la fundación de La Afición, la edición estaba lista para crecer, pues la demanda se hacía más grande y los deportes en México tomaban empuje con una liga de beisbol organizada y competitiva, el circuito de futbol tomando gran fuerza, el boxeo con grandes mexicanos (como Joe Conde o el mismo Gaona) dando un gran espectáculo y la siempre esperada temporada de la fiesta brava. La directiva decidió, desde sus oficinas de avenida Juárez número 88, despacho 211, que podían redoblar esfuerzos para salir a la venta dos veces a la semana y entonces La Afición, Deportes y Toros se vio en los puestos de periódicos los lunes y jueves, con una nueva imagen en la portada y al mismo precio.

No conformes con eso, al siguiente año se integró una edición más, la del sábado y así se convirtieron en trisemanario. El ejemplar seguía constando de ocho planas. La suscripción costaba 2 pesos por 50 números, pero si se pedía para Estados Unidos y Centroamérica, se elevaba a cuatro pesos por la misma cantidad de periódicos. Sin embargo, en ese mismo año de 1932 se realizó la primera edición a 16 planas, el 31 de diciembre. El tiraje fue de 60 mil 62 ejemplares.

Al siguiente mes, La Afición siguió adelante en su crecimiento y logró publicarse seis días a la semana.

La Afición, el diario deportivo

Seis de noviembre de 1933 es la fecha que marca a La Afición como el primer diario deportivo de México y registrado el único hasta el momento en el continente americano. Fray Nano publicó en esa portada un mensaje a los lectores:

Hoy empezamos una nueva etapa en nuestra vida periodística: La Afición es diario. El próximo mes de diciembre harán tres años que se fundó nuestro periódico. Los diarios en los que trabajábamos querían hacernos instrumentos de su departamento de avisos, nos quitaban libertad de pensamiento y de acción, y decidimos independizarnos.

No contábamos entonces sino con dos cosas: nuestro trabajo y nuestra afición. Por esta última bautizamos a nuestro periódico con el nombre que lleva. Nuestro esfuerzo fue comprendido por el público, que desde el primer momento nos recibió con simpatía y antes de un año de vida, de semanario que éramos, nos convertimos en bisemanario y después en trisemanario.

No nos hemos hecho ricos ni esperamos serlo nunca. El patrimonio del buen periodista es la pobreza; pero hemos tenido algo que nos paga con creces las penurias que hemos pasado, y es el éxito periodístico obtenido y el tener completa libertad de acción.

Hemos visto cómo florecen los deportes más que nunca, y esperamos que al salir diariamente, este auge deportivo que está teniendo México sea aun más intenso.

Hacemos La Afición diaria por la misma razón por la que fundamos: por afición, y si como esperamos, el público sigue correspondiendo a nuestros esfuerzos, a nuestro trabajo, nuestro querido México tendrá el orgullo de poseer un diario deportivo, cosa que muy pocos países en el mundo poseen

Nuestra norma será la misma que hemos tenido siempre, y la cual, por ser bien conocida, sería inútil repetir. Hacemos un periódico mexicano, para los mexicanos y por el deporte y la tauromaquia mexicana.

De esta forma, sólo los domingos no salía el periódico, sin embargo, eso se corrigió, pues el 2 de diciembre de 1934, se publicó el primer suplemento dominical, el cual constó de 34 planas, divididas en cuatro secciones, incluyendo la parte de espectáculos. Después de eso, La Afición siguió realizando ediciones de 16 planas y el suplemento del domingo. El costo se mantuvo en cinco centavos durante poco más de dos décadas y para 1961, llegó a 50 centavos.

Muerte del fundador de La Afición

El 12 de noviembre de 1961, La Afición perdió a Fray Nano. Al cuarto para las seis de la tarde de ese día, en el Hospital Español, murió Alejandro Aguilar, víctima de una afección cardiaca complicada por diabetes. El día anterior, según rescata el mismo diario, Fray Nano acudió a la redacción, a la que cada vez iba menos a causa de sus enfermedades. Se retiró temprano y parecía estar bien, pero en la mañana del día 12 tuvo molestias que se agravaron. Para ese momento, el experto en boxeo Antonio Andere ya había tomado funciones de dirección para suplir a Fray Nano. Sus columnas, Comentarios de Fray Nano y Picadillo, son testigos de su compromiso.

El sepelio se realizó en el Panteón Español de la Ciudad de México y el periódico publicó en su primera plana:

Fray Nano ha muerto. Esta es la noticia más lacerante, más dolorosa, que jamás haya podido dar La Afición, que fue su periódico, su queridísimo periódico que él fundó, que él impulsó, él hizo triunfar y que siendo su propia vida acabó por ser el ara sobre la cual sacrificó su existencia...

Ese día, La Afición se publicó con 32 planas, en seis se dio despliegue al deceso. Hoy, este diario, el sueño hecho realidad de Fray Nano, cumple 86 años.