Domina el balón sin pies

Gabriel Muniz es un niño brasileño que ha demostrado que no necesita pies para ser un buen jugador de futbol. 


El joven Muniz padece una enfermedad llamada apodia que no le ha impedido jugar futbol.
El joven Muniz padece una enfermedad llamada apodia que no le ha impedido jugar futbol. (AP)

Gabriel Muniz usa prótesis y sin embargo ha demostrado, a sus 13 años, ser un gran jugador de futbol, al grado de que el club Barcelona lo invitó en 2012 a uno de sus entrenamientos para que conociera a su ídolo Lionel Messi y actualmente forma parte de la promoción del Mundial de Futbol 2014.

Nació en Campos dos Goytacazes, Brasil, con una malformación genética llamada apodia que le impidió el desarrollo de sus pies.

Sus padres creyeron que su discapacidad le impediría desarrollarse de forma sana, sin embargo, desde pequeño mostró su interés por el futbol. Cuando recibió sus prótesis para los pies demostró que tenía habilidad para dicho deporte.

Actualmente vive con su familia y es capitán del equipo de gimnasia de su escuela, también hace natación y viaja en bicicleta de su casa, en la montaña, hasta su colegio.

Su sueño, según ha dicho, es poder ser jugador profesional de futbol en los equipos paralímpicos.