“Él nos enseñó a ensuciar los zapatos”: Fernando Schwartz

El periodista deportivo que formó su carrera a lado de Jacobo Zabludovsky, platicó a La Afición las enseñanzas que le dejó el ícono del periodismo 

Fernando Schwartz y Jacobo Zabludovsky en el programa 24 horas
Fernando Schwartz y Jacobo Zabludovsky en el programa 24 horas (Tomada de Twitter (@fersch_4) )

CIUDAD DE MÉXICO

Fernando Schwartz, quien forjó su carrera al mando de Jacobo Zabludovzky en el noticiero 24 Horas, aseguró que recibir la noticia del fallecimiento de quien le enseñó la profesión es algo difícil de asimilar, “Es durísimo aceptar que esto suceda cuando es la ley natural de la vida con alguien que te enseñó el oficio del periodismo, del reportero que siempre debía estar tras la noticia, de no dar una noticia que no estuviera confirmada”, comentó.

“Me queda muy grabado cuando alguna vez él me dijo: si la noticia no está confirmada prefiero perderla a decir una mentira. Un hombre que nos enseñó que llegar a lo más alto del periodismo no significaba dejar de ser reportero, porque él fue reportero hasta sus últimos días, cuando perseguía la noticia, cuando salía a caminar a la calle”, continuó.

Además, Fernando destacó la forma en que Jacobo Zabludovsky le mostró que el trabajo era el camino para llegar al éxito, “El nos enseñó a ensuciar los zapatos porque él siempre se los ensució, hasta el final, porque no por ser el más grande periodista que ha dado la televisión mexicana, dejó de ser reportero y eso sin duda alguna es un legado muy grande que nos deja a todos aquellos que tuvimos la fortuna de saber trabajar a su lado”.

Al preguntarle sobre como honrar la memoria de Jacobo, Schwartz comentó:

“Siendo responsable, siendo madrugador, estar al tanto de lo que sucede como él estaba, nunca le ganabas una, él a las 5:30 am  ya te había checado todos los periódicos habidos y por haber de Europa, de América, de México. Llegaba siempre a la oficina a las 7 de la mañana, se tomaba su café negro y ya tenía perfectamente visualizado que quería para la cobertura de su noticiero que era a las 10:30 de la noche, eso es lo que nos deja de enseñanza, que en esta profesión nunca te puedes dormir “.

Por último, al recordar algunas anécdotas a su lado,  Fernando Schwartz finalizó elogiando a Jacobo Zabludovsky, destancado la gran persona que era, “Ese tipo de persona era Jacobo, siempre con muy buen humor, siempre muy exigente, muy estricto, pero nunca con groserías o con malos modos por más enojado que estuviera”.