La ciénaga del deporte: corrupción, doping y escándalos

En número y extensión de los escándalos, el deporte no se diferencia del resto de ámbitos de la sociedad. 

El deporte no está exento de los escándalos
El deporte no está exento de los escándalos (DPA )

HAMBURGO

Los escándalos que salpican a la FIFA, la Federación Alemana de Fútbol o el sistema antidoping de Rusia no son una excepción. Hace décadas que el deporte se revuelve en la ciénaga.

Apenas hay ninguna federación internacional que pueda vanagloriarse de estar limpia. La corrupción, la decadencia moral, los puestos eternos, la evasión de impuestos y el doping sistemático son habituales desde hace tiempo.

En número y extensión de los escándalos, el deporte no se diferencia del resto de ámbitos de la sociedad.

Dirigentes que habitualmente han superado claramente la edad de jubilación se agarran a sus sillones y fomentan a su alrededor un pernicioso sistema para mantenerse en el poder.

Las federaciones reclaman autonomía y se niegan en muchos aspectos a ser controladas por entidades externas.

"En su forma actual, los entes rectores globales están muertos. Han confundido el gobierno con el negocio. Ahora existen para lograr dinero más que para establecer orden. La incompatibilidad de estos objetivos los ha corrompido hasta el alma", editorializó el diario británico "The Telegraph".

Estos son algunos de los grandes escándalos que azotan y azotaron al deporte en las últimas décadas:

FÚTBOL

Los dos hombres más poderosos del fútbol están sancionados provisionalmente por la propia comisión de ética de la FIFA. Joseph Blatter, presidente del ente rector del fútbol mundial, y Michel Platini, jefe de la UEFA, son sospechosos de corrupción, pero su caso es solo el reflejo más claro del descrédito de la dirigencia del deporte más popular del mundo. La FIFA es una máquina de hacer dinero, pero en este momento está descabezada, sin rumbo y con buena parte de sus jefes investigados por la Justicia de Estados y Suiza bajo graves acusaciones de soborno, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. En Alemania, el país campeón del mundo y con la federación más grande del planeta, el gran referente histórico, Franz Beckenbauer, está bajo el foco de la crítica ante las cada vez más consistentes acusaciones de que compró la sede del Mundial de 2006.

ATLETISMO

El deporte nuclear del olimpismo atraviesa la peor crisis de su historia tras la publicación de un demoledor informe de una comisión independiente de la Agencia Mundial Antidoping, que acusa a Rusia de doping sistemático y encubrimiento por parte de las autoridades. "Es peor de lo que esperábamos", dijo el responsable de la investigación y ex presidente de la AMA, Richard Pound, que propuso la suspensión del atletismo ruso. El informe llevó además a la Justicia francesa a abrir un proceso contra el ex presidente de la IAAF, Lamine Diack, por presunto cobro de sobornos por ocultar positivos de doping.

CICLISMO

El mayor escándalo es el caso de doping de Lance Armstrong. El holandés Hein Verbruggen, ex presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), escondió bajo la alfombra positivos del ciclista estadounidense, según investigaciones independientes. Armstrong donó luego 125.000 dólares a la UCI para la lucha antidoping. También dio positivo el español Alberto Contador, aunque su caso fue mantenido en secreto por la UCI dirigida entonces por Pat McQuaid hasta que una filtración obligó a blanquearlo. Y bajo el nuevo presidente, Brian Cookson, el controvertido equipo kazajo Astana mantuvo su licencia de World-Tour pese a tener cinco casos de doping en poco tiempo.

FÓRMULA 1

El modelo de negocio de Bernie Ecclestone, patrón de la F1, tampoco es conocido por su transparencia. En los últimos años, la competición automovilística fue incluso objeto de un juicio en un tribunal de Múnich. En un principio, el ex director del banco BayernLB Gerhard Gribkowsky fue condenado a prisión por soborno y evasión fiscal al aceptar dinero bajo mano en el proceso de venta de la Fórmula 1. El juicio a Ecclestone por el pago del soborno se solventó con una multa de 100 millones de dólares.

PATINAJE SOBRE HIELO

Tras numerosos incidentes pequeños, el sistema de puntuación se convirtió en un escándalo en los Juegos de Salt Lake City 2002. Una jueza francesa confesó entre lágrimas haber sido obligada por el presidente de su federación, Didier Gailhaguet, a votar por la pareja rusa vencedora en patinaje artístico. A cambio, los franceses se llevarían el oro en danza. La consecuencia fue que la pareja canadiense que protestó recibió una segunda presea dorada, la jueza y Gailhaguet fueron suspendidos y el sistema de valoración revisado. No obstante, los acuerdos siguen siendo igualmente posibles. Y Gailhaguet quiere ser presidente de la federación internacional en 2016.

BALONMANO

La figura clave es el presidente de la federación interNacional (IHF), Hassan Moustafa, apodado "El Faraón". El egipcio de 70 años dirige la organización con puño de hierro y ha cimentado su poder tanto en medidas legales como sospechosas, como el favoritismo. También fue objeto de investigaciones judiciales, como el destino de 1,6 millones de francos suizos para el Mundial masculino de 1999 en Egipto, cuyo organizador jefe era Moustafa. También se le acusa de haber manipulado la clasificación asiática a los Juegos de 2008 a través del arbitraje y de haberse embolsado 600.000 euros de un dudoso contrato de asesor con la empresa de marketing deportivo Sportfive.

BOXEO

Uno de los grandes escándalos de los Juegos Olímpicos se produjo en Seúl 1988, cuando el local Park Si-Hun llegó hasta la final de boxeo con polémicas decisiones de los jueces. Allí se impuso ante el estadounidense Roy Jones, más tarde campeón mundial como profesional, pese a que claramente perdió la pelea. Se sospecha que los jueces fueron sobornados con 10.000 dólares. Tras la salida en 2006 del corrupto presidente Anwar Chowdry, de Pakistán, la cosa se calmó. No obstante, sigue habiendo decisiones controvertidas.

HALTEROFILIA

Los escándalos de doping se suceden en las pesas. Se cazan incluso a equipos enteros tomando sustancias prohibidas. El punto más bajo se alcanzó hace poco: con 11 dopados en Bulgaria, 21 en India, 18 en Azerbaiyán, 13 en Kazajstán y siete en Uzbekistán y Armenia. Los pesistas búlgaros han sido sorprendidos entregando orina de otra persona en los controles. Y no son raros los casos de reincidentes que son suspendidos de por vida.