Tatiana Calderón, cumpliendo su sueño

Pocas mujeres han llegado a la Fórmula Uno, pero la colombiana no se conforma y quiere ser la primera latinoamericana en lograrlo

Tatiana Calderón, piloto colombiana
Tatiana Calderón, piloto colombiana (Tomada de Twitter @TataCalde)

Ciudad de México

Competir ante los mejores es su motivación y no teme el terreno o las circunstancias, Tatiana Calderón, piloto de desarrollo de la escudería Sauber, quiere llegar alto y con solo 24 años dio el primer gran paso para conseguir su sueño.

A principios de este año, el equipo suizo anunció a la colombiana en esa posición, pero insiste que es solo el inicio del camino.

"Es increíble estar en esta posición, desde el primer día que me subí a un kart me enamoré, sabía que era lo que me llenaba, desde que anunciamos que sería piloto de desarrollo ha sido como un sueño, pero sé que aún quedan muchos pasos, porque tengo objetivos muy altos".

Agregó: "me encanta poder representar a la región, a las mujeres, porque es un deporte donde realmente podemos competir mano a mano contra los hombres", dijo en entrevista con La Afición la sudamericana, quien asegura que no hay sentimiento igual cuando sus manos están sobre el volante.

De niña fue flechada por el kartismo, y más tarde su instinto de probarse la llevó a ser la primera competidora mujer en obtener un título de karting en América del Norte, además de la única piloto que ha subido al podio de la Fórmula 3 Británica, pero la F1, comparado con eso, reveló, es un mundo distinto.

"Al volante es algo diferente, emocionante, para mí significa libertad, estoy al mando y hago lo que quiero, respecto a la GP3 (donde corre este año) es diferente, ahí somos 14 segundos más lentos y hay menos tecnología que en F1, pero aquí he aprendido al lado de los demás pilotos, te das cuenta que son seres humanos y que sienten igual que tú y eso me ayuda a aprender que hay que seguir los sueños", abundó la patrocinada por Interprotección y quien sigue el camino de Sebastian Vettel.

Tatiana recuerda su primer día en la F1 y lo describe como "el más largo y gratificante" de su vida, porque el apoyo desde ese momento ha sido incondicional, incluido cuando conoció a Juan Pablo Montoya, la figura que admiró desde que comenzó a correr.

"Desde pequeña seguía la carrera de Juan Pablo (Montoya) y hace un par de años estuvo conmigo en una carrera en Bahréin y me dijo: 'Mira, si ellos pueden, no hay ninguna razón por la que tú no puedas hacer lo mismo o mejor. Créetelo y ve por todo", recordó con una amplia sonrisa.

Como piloto de desarrollo, Calderón es sometida a varias sesiones de simulador de Fórmula Uno, además que durante varios Grandes Premios acompaña a su equipo en los pits y asiste a las reuniones con los ingenieros y los pilotos.

"Me encantan los retos, siempre he tenido en mi cabeza hacer historia en la Fórmula Uno, este deporte está creciendo en nuestra región y es posible que abra el camino y cumpla mi sueño, me he acercado pasito a pasito, el automovilismo está listo para ver una mujer desarrollarse aquí adentro", explicó.

"Nunca me imaginé el impacto que podría tener el hecho que esté rompiendo barreras y demostrando que si queremos algo podemos lograrlo, pero ahora he probado que uno tiene que empujarse para romper límites y se siente bien ser una referencia para niñas que tienen el mismo sueño", explicó la joven que a los 18 años se mudó a Madrid, España, para dedicarse en tiempo completo a su preparación como conductora.