Renault, obligado a mejorar

El regreso como escudería a Fórmula Uno no fue tan exitoso como se esperaba, pero el equipo francés aumenta la apuesta, con Nico Hülkenberg

Renault se prepara para el inicio de la F1
Renault se prepara para el inicio de la F1 (Twitter: @RenaultSportF1)

Ciudad de México

La escudería Renault volvió como constructor a la Fórmula Uno la temporada anterior; sin embargo, en el primer año los resultados no fueron los que esperaba el equipo francés, sobre todo al compararse con el debutante en la máxima categoría, el estadunidense Haas, que sumó 21 unidades más.

Renault había competido como equipo entre 1977 y 1985, y luego entre 2002 y 2011, cuando consiguió dos campeonatos, gracias al piloto español Fernando Alonso.

Sin embargo, decidió alejarse del Gran Circo unos años, en los que se mantuvo como proveedor de motores de Red Bull, mancuerna que conquistó cuatro títulos de conductores y de constructores entre 2010 y 2013.

En diciembre de 2015 el cuadro galo anunció la compra de Lotus, para volver como escudería a F1, y luego confirmó la alineación, integrada por el danés Kevin Magnussen, quien había competido con McLaren en 2014, y el debutante británico Jolyon Palmer. 

La experiencia no comenzó bien. Los primeros puntos llegaron hasta el cuarto Gran Premio, cuando Magnussen terminó séptimo en Rusia, pero en el resto del paso por Europa, no pudieron entrar al Top 10.

Las últimas unidades cayeron con el décimo lugar del danés en Singapur, y el mismo puesto de Palmer, en Malasia.

Una cosecha de apenas ocho puntos, un duro regreso para Renault, que durante el invierno hizo cambios, con el objetivo de entrar en la pelea por la media tabla. El primero fue la llegada del piloto alemán Nico Hülkenberg, en sustitución de Magnussen que se fue a Haas. 

El germano llega procedente de Force India, con seis años de experiencia en Fórmula Uno, y aunque durante esta etapa ha sido señalado como uno de los mejores pilotos de la parrilla, todavía busca el primer podio en la máxima categoría. 

El sueño de Hülkenberg era llegar a un equipo constructor, que no dependa de un proveedor de motores, y se le cumplió, en un Renault que espera desarrollarse a la altura de las expectativas. 

A pesar de los rumores, y que no lució como el campeón de GP2 de 2014, Palmer mantuvo su asiento en la escudería, y tendrá otra oportunidad para brillar en Fórmula Uno, en un lugar por el que suspiraban varios.

La última novedad fue que Fréderic Vasseur, director del equipo, renunció de forma inesperada en enero, por diferencias respecto a la conducción de Renault. 

Pero el cuadro francés parece apostar por este 2017, con el cambio de reglas, y sobre todo con la posibilidad de desarrollar una máquina de poder competitiva, con la que Red Bull fue capaz de ganar un par de carreras el año anterior. 

En los test en Barcelona, Hülkenberg fue capaz de ser más rápido que Daniel Ricciardo, y los dos Force India, aunque Palmer quedó detrás de ellos; en cuanto a la fiabilidad, fue el tercer equipo que menos vueltas completó. 

La decisión de volver a Fórmula Uno y ganar en el corto plazo, será de nuevo analizada durante esta campaña, y tras las modificaciones, Renault solo tiene una posibilidad, mejorar los números de la campaña anterior.