El premio para la confirmación

Los organizadores del Gran Premio de México de Fórmula Uno recibieron el reconocimiento al mejor evento de la máxima categoría por segundo año consecutivo; pero el reto es mantenerse

Gran Premio de México.
Gran Premio de México. (Foto tomada de Twitter de @mexicogp)

Ciudad de México

Los organizadores del Gran Premio de México recibieron por segunda temporada consecutiva el premio al Evento del Año en la Fórmula Uno y el reconocimiento al Promotor más destacado, en la gala de la Federación Internacional del Automóvil en Viena, Austria.

Tras 23 años de ausencia, la máxima categoría regresó al país en 2015 y se llevó los elogios del paddock, pero el segundo año, el de la consolidación, dejó mejores resultados, con la asistencia de más público, y de nuevo los reconocimientos del Gran Circo por encima de otras 20 carreras. 

“Había mucha expectativa el año pasado, decían que era la emoción por ser el primero tras 23 de estar contenida, pero nos da mucha satisfacción superar la asistencia, la impresión de todos en la Fórmula Uno ya no era de sorpresa, sino de confirmación, que lo que vieron la primera vez se podía repetir y consolidar, y nos da mucho gusto”, señaló Alejandro Soberón, presidente del GP de México, vía telefónica a La Afición tras la ceremonia.

El directivo destacó el esfuerzo de los involucrados, sobre todo de los más de 300 mil asistentes en los tres días de competencia, que dejaron imágenes como la del Foro Sol lleno o un podio sumamente colorido.

“Este esfuerzo que se ideó y diseñó junto al gobierno federal, la Secretaría de Turismo, la Ciudad de México, el trabajo que Carlos Slim ha hecho con los pilotos nacionales, tanta gente y organizaciones, es posible porque tenemos el mejor público, es increíble, abraza, y es de una calidez inigualable en el mundo, todos esos factores lo han vuelto tan especial”, añadió.

El presidente y director general de la compañía Ocesa, que organiza el evento, destacó tres aspectos por lo que el Gran Premio de México ha repetido el éxito ante los ojos de la Fórmula Uno.

“Hay tres cosas fundamentales: la primera es una organización dedicada y que hace muy eficientemente su trabajo, el segundo un diseño de trazado bastante afortunado, el nivel de experiencia que se ha construido para los aficionados lo hace un evento muy especial, y el tercero y más importante la participación del público, que siempre responde de forma fantástica”.

Soberón reconoció que no será sencillo mantener ese nivel en los tres años siguientes, pero aseguró que como organización asumen el reto de conservarlo.

“No era sencillo repetir el segundo año y no lo será en el futuro, pero nos quedamos motivados, con mucho ánimo para volverlo a hacer, esperamos contar con el apoyo del público para que el Gran Premio de México siga siendo el mejor del mundo”.

El directivo ya piensa en el siguiente año, para ofrecer novedades, como ocurrió este 2016 en el que un ring se ubicó en medio de los boxes, para sorpresa de los conductores y los equipos.

“Siempre hay cosas que preparamos y sorpresas, este año gustó muchísimo la lucha libre, sobre todo a los pilotos, eso fue fantástico, pero habrá novedades y que cuente la afición con que vamos a seguir mejorando”.

PRIMER CONTACTO

La Fórmula Uno fue vendida a la mitad de la temporada recién concluida al grupo estadunidense Liberty Media, y aunque al contrato del Gran Premio de México todavía le quedan tres años, Soberón reconoció que han iniciado los contactos con los nuevos encargados, para extender el vínculo en un futuro.

“Tenemos una muy buena relación con ellos, y estaremos trabajando más cerca el próximo año, pero ellos ya visitaron México y se fueron muy impresionados tras la carrera, conversamos y están convencidos de lo que se está logrando y lo que podría inspirar este evento en otros Grandes Premios”.