Orgullo que me digan "la novia del Mundial": Eugenia Károlyi

Conoce quién es, qué hace y por qué el corazón de la periodista venezolana Eugenia Károlyi está con la selección mexicana en este Mundial.

Ciudad de México

El Mundial ya tiene novia y se llama Eugenia Károlyi.

La imagen de esta periodista venezolana con cara de sorprendida ante una jugada de la selección mexicana que se vio durante la transmisión oficial de la FIFA en el partido de México contra Brasil ya dio la vuelta al mundo a través de las redes sociales, los canales de televisión y los medios digitales.

Eugenia se siente mexicana y por eso sufrió, gritó y se sorprendió con la actuación de México.

Su familia lleva más de 15 años viviendo en México, ella vivió aquí y hace cuatro años salió buscando un sueño: ser periodista deportiva, cubrir la Champions, las ligas europeas y el Mundial.

"Hace cuatro años, estaba en México en una agencia de relaciones públicas en la que lancé la campaña de Pepsi del Mundial de Sudáfrica. Me di cuenta que quería seguir trabajando en el medio deportivo, soy periodista de carrera y ese año decidí irme a estudiar la maestría en periodismo deportivo a Madrid, quería empezar a cubrir la liga y la Champions allá. Tomé la decisión más difícil de mi vida, irme de México fue súper duro, tengo toda mi familia allá, mis mejores amigos están allá, pero creo que es la decisión más acertada", contó a MILENIO desde el estadio Maracaná donde este miércoles fue a apoyar a la selección de España.

Eugenia ya ha cubierto los mejores torneos de futbol del mundo. Lleva cuatro Champions Leagues, una Copa América, unos Juegos Olímpicos y la Eurocopa.

En sus coberturas ha seguido al equipo mexicano, convirtiéndose, no solo en la novia del Mundial, sino en la novia de la selección, lo cual le da mucho orgullo.

"Que sea la novia de la selección mexicana es un verdadero honor para mí porque es una selección a la que amo y adoro, desde que vengo siguiéndolos y trabajado con ellos los he apoyado siempre, 100 por ciento. Empecé a cubrir a la selección mexicana hace tres años en la Copa América, fui con ellos a Toulon, a Colombia al Mundial sub 20, estuve con ellos en Wembley en las olimpiadas. Siempre han dicho que soy la periodista venezolana con corazón de mexicana", dijo.

Eugenia está en Brasil como corresponsal de Meridiano Televisión de Venezuela, Univisión de Estados Unidos y una revista latinoamericana.

Ella es también corresponsal de ESPN radio desde España, donde actualmente vive y tiene un sitio de Internet de futbol (www.deportadas.tv).

Para Eugenia que su imagen haya sido transmitida ha sido extraordinario, hasta los comentarios y memes con más albur la han matado de risa.

"Yo me di cuenta cuando ya estaba afuera del estadio porque mi teléfono estaba sin pila y cuando salí fue cuando recibí whatsapps, mensajes en Facebook, miles y miles de mensajes. Me empezaron a llegar todos los memes, todas las imágenes y claro, me moría de risa con cada ocurrencia que me iba llegando, albur, de todo. Muy chistoso. Estoy en shock todavía de todo el furor que ha causado", dijo.

Eugenia dice que por la cara que hizo, seguramente estaba viendo una atajada de Guillermo Ochoa, pero duda un poco porque en la transmisión la pasaron justo después de un tiro de Andrés Guardado.

"Hay varias versiones, pero por la cara, porque me conozco la cara, yo creo que tiene que haber sido en una parada de Memo Ochoa, pero la transmitieron justo después del tiro de Guardado. Fue en los últimos minutos del partido. Estaba, sobre todo, esperando que no nos metieran el gol. Y ya se convirtió en una bomba mediática", dijo.

Con lo que ha ocurrido después de que su imagen en el partido ya dio la vuelta al mundo, Eugenia Károlyi está convencida que esto es una muestra de que "todo puede cambiar en segundos con tan solo una imagen" y se siente afortunada de que millones de personas se interesen en su carrera y su trabajo a partir de eso.

Eugenia irá el próximo lunes a Recife al partido de México contra Croacia, con "la camiseta de México otra vez", esperando que la selección mexicana la vuelva a sorprender de la misma manera.