Draft de la NFL, el complemento

Si la generación 2014 del Draft de la NFL será recordada por su extraordinario grupo de receptores, este año también hay talento; además habrá corredores de primera ronda.


Kevin White corriendo las 40 yardas durante el Scouting Combine 2015
Kevin White corriendo las 40 yardas durante el Scouting Combine 2015 (AP)

Ciudad de México

Hace poco más de un año en Nueva York una nueva generación de receptores tuvo su primer contacto con la NFL en el Draft. El comisionado Roger Goodell anunció los nombres de Sammy Watkins, Mike Evans, Odell Beckham y Kelvin Benjamin, entre otros; hasta ese momento solo eran promesas, pero en el emparrillado confirmaron su capacidad y ya se habla de este grupo como uno de los más talentosos de los últimos tiempos.

Sin embargo, los receptores del 2015 quieren escribir su propia historia, y al menos dos podrían estar entre los primeros 10 elegidos el 30 de abril en la ciudad de Chicago.

Amari Cooper es uno de los señalados para brillar. Finalista del Trofeo Heisman 2014, y campeón nacional en 2013 con la Universidad de Alabama, tiene todas las características para convertirse en el primer blanco de cualquier quarterback de la Liga.

Encabezó el futbol americano colegial en recepciones (124), y fue segundo en yardas (1,727) y anotaciones (16) la campaña anterior, posee velocidad y buenos movimientos para alejarse de los defensivos, su único defecto es que no siempre concluye las rutas.

El otro ala abierta con cualidades para acumular portadas es Kevin White, quien cumplió su elegibilidad con West Virginia con un gran año, en el que pudo corregir su mayor defecto, dejar caer balones, para convertirse en uno de los blancos más seguros en todo Estados Unidos. Es capaz de tener rutas tanto exteriores como interiores, característica ideal para la actual NFL, y solo debe cuidarse de las lesiones.

Mientras tanto, Devante Parker no tiene los focos de Cooper y White, pero con su 1.90 de estatura y su capacidad para recibir incluso con marcación estrecha, puede ser el principal receptor de varios equipos.

Otros nombres, como los de Nelson Agholor y Devin Smith vuelven a la generación 2015 un complemento ideal de la de 2014.

No obstante, lo que podría distinguir al grupo del 2015 son sus corredores. Hace un año el primero salió hasta la selección 54, con Bishop Sankey. En cambio, esta vez hay dos candidatos a la ronda inicial.

Melvin Gordon fue finalista del Trofeo Heisman gracias a sus 2,587 yardas, solo 41 menos que el récord del legendario Barry Sanders en 1988. Tuvo un promedio de 7.6 por acarreo en sus últimos dos años en el colegial y 40 escapadas de 15 o más yardas; tan letal por fuera como por dentro, solo necesita mejorar su capacidad para bloquear.

Otro talento es Todd Gurley, quien combina velocidad con fuerza, no huye al contacto y le gusta avanzar por el centro, además de tener manos seguras para evitar fumbles el único problema es que ese estilo le provoca varios golpes y con ello lesiones.

El resto de las principales opciones ofensivas son los linieros, que han dominado los últimos Drafts. D.J. Humphries y Andrus Peat son las mejores opciones en cuanto a tacles para proteger el lado ciego de cualquier pasador, y esa categoría podría alcanzar Ereck Flowers con la guía adecuada en el profesionalismo.

Brandon Scherf aportará fortaleza a cualquier línea ofensiva, mientras que La’el Collins es el mejor guardia de esta generación, gracias a su capacidad para superar defensivos.