Ahora toca el turno de Argentina

El Tri Sub 17 ya conoce a su rival del martes en semis; la albiceleste superó a Costa Marfil, mientras que Nigeria se quedó con el último boleto al vencer a Uruguay.

El argentino Sebastián Driussi disputa el balón con el marfileño Franck Kessie.
El argentino Sebastián Driussi disputa el balón con el marfileño Franck Kessie. (AFP)

Dubái, EAU

Argentina se clasificó por quinta vez en su historia a las semifinales de un Mundial Sub 17 tras imponerse 2-1 al campeón africano, Costa de Marfil; ahora, enfrentará al defensor del título México el próximo martes por un lugar en la gran Final del torneo que se juega en Emiratos Árabes Unidos.

La albiceleste cantó victoria con tantos del volante Joaquín Ibáñez, el cuarto de su cuenta personal en el torneo, y del defensa Rodrigo Moreira, en el marco de un partido en que los africanos pusieron mucha pierna fuerte, pero carecieron de destreza ofensiva para quebrar al meta Augusto Batalla. El capitán marfileño Franck Kessie descontó de penal (78).

Argentina, once veces mundialista de la categoría con tres medallas de bronce, dio un paso más hacia su sueño de lograr el único título internacional que falta en las vitrinas de su federación.

El encuentro acabó con ocho amarillas en total, que pudieron ser muchas más y tal vez alguna roja que brilló por su ausencia, aunque a Humberto Grondona le dolieron especialmente las amonestaciones que vieron el volante Matías Sánchez y Moreira, que se perderán las semis por acumulación de tarjetas.

El entrenador albiceleste había avisado que los africanos eran buenos arriba, pero desordenados abajo y así fue como Argentina enterró a los Elefantitos, que se durmieron con en el primer ataque argentino del partido: Ibáñez bajó de pecho un pelotazo de casi 30 metros que metió Sánchez, madrugó a los defensas marfileños y cuando le salió el arquero Seck Diabagate la cruzó de zurda para poner arriba a Argentina.

Con la ventaja, la albiceleste le cerró los espacios al rival y jugó en busca de otra distracción marfileña. A los 22 minutos le anularon un gol por un cerrado fuera de juego, en una pelota parada, pero al 33’ esa fórmula le dio sus frutos: un tiro de esquina envenenado desde la derecha fue empujado a la red por Moreira, que anticipó a su marca.

Después, Argentina se dedicó a quitarle ritmo al partido, jugando sobre seguro, conservando una ventaja holgada contra un rival peligroso, pero que no tuvo ideas para lastimar a Batalla.

En la segunda parte, los jugadores de Humberto Grondona trabajaron bien tácticamente el partido, casi durmiéndolo, hasta que el central Leandro Vega cometió un penal infantil por mano tras un centro sin mucho peligro. Kessie consiguió el des-
cuento al 78’ y armó otro partido.

Pero en los minutos finales los sudamericanos se tiraron atrás para aguantar de cualquier forma, frente a unos marfileños desesperados, que apelaron a disparos desde fuera del área, sin poner realmente en peligro la victoria Argentina. Ahora, el conjunto sudamericano buscará su primera final ante México, un rival al que enfrentó una sola vez, en Finlandia 2003, y acabó ganando 2-0.